Las Provincias

Un museo de coches para toda la familia

fotogalería

El BMW 507 es el clásico más famoso de la firma alemana, Elvis tuvo dos unidades que han sido restauradas.

  • El centro BMW en la capital de Baviera ofrece la visita al impresionante BMW Welt, la exposición e incluso la fábrica, donde todos disfrutarán del automóvil

Cualquier visita a Munich, muy adecuada ahora que se acercan las fechas de la 'Oktoberfest', debe incluir una visita al conjunto que hace pocos años inauguró BMW. Ubicado en el Olympia Park de la ciudad y junto a las cuatro emblemáticas torres que la marca estrenó para sus oficinas centrales en 1973 y junto a la principal factoría de la marca en Alemania, el conjunto de edificios se ha convertido en uno de los grandes atractivos de la ciudad.

El BMW Welt es moderno y futurista. Allí, en la parte de libre acceso nos espera una amplia exposición de las tres marcas del grupo: BMW, Mini y Rolls Royce. Podemos conocer gran parte de las novedades y las opciones y disfrutar como niños en la tienda de regalos. La exposición de motos BMW y el área de entrega de los coches nuevos para los clientes que así lo solicitan completan la visita.

De ahí pasamos al Museo que, por un entrada de 15 euros, ofrece una agradable visita. No es un Museo al uso, sino un conjunto de pequeñas exposiciones en las que se pasa de una a otra de forma agradable descubriendo la relevancia de los diferentes modelos de la marca, logros en competición, avances en tecnología o novedades en su gama.

Finalmente, una exposición no permanente muestra cada pocos meses diferentes aspectos de la historia de la marca. La actual, titulada 100 piezas maestras de la historia de BMW, muestra sus mejores coches junto a una colección de carteles, artículos y prototipos de la marca. La visita puede terminar con tour por la fábrica, imprescindible para los muy aficionados.