Las Provincias

La hora de ser patrón

Navegar desde la península a Baleares es posible gracias al PER.
Navegar desde la península a Baleares es posible gracias al PER.
  • El PER es la licencia de navegación más demandada de España y permite gobernar una amplia gama de embarcaciones de recreo

  • TITULACIONES NÁUTICAS

El lector habitual del Extra Motor de LAS PROVINCIAS está familiarizado con las licencias que se necesitan para conducir un coche o una motocicleta, pero, ¿qué ocurre cuando se trata de sacarse el 'carnet de conducir' de una embarcación de recreo? ¿Qué títulos se necesitan? ¿Qué materias se imparten? ¿Es difícil? Son algunas de las preguntas que se hace una persona cuando se plantea comprar un barco.

Como en tierra, existen diferentes tipos de titulaciones. En primer lugar, el futuro armador ha de tener claro qué uso le va a dar. Es decir, el tipo de barco que quiere manejar. Tal y como nos explica Juan Carlos Heredia Martínez, jefe de estudios de la Escuela Náutica Dragut Nou, existen cinco tipos de licencias recreativas distintas. Una de ellas no requiere ni examen. Se trata de la Licencia de Navegación, que habilita a su poseedor a gobernar embarcaciones de hasta seis metros de eslora con una potencia de motor adecuada a las mismas según su fabricante y alejarse hasta dos millas de un lugar de abrigo, siempre en navegaciones diurnas. Es la ideal para llevar una pequeña neumática o una moto de agua, siempre que la potencia de la misma sea inferior a los 55 CV, y su coste suele ser muy económico, en torno a 150 euros.

La sencillez de ser patrón

El título estrella en España y el preferido por la mayoría de aspirantes es el patrón de embarcación de recreo o PER, que permite gobernar embarcaciones de hasta 15 metros de eslora y alejarse a 12 millas de la costa. Además, desde la entrada en vigor de la nueva legislación el 1 de enero de 2015 a través de el Real Decreto - RD 875/2014- de titulaciones náuticas, la realización de una práctica de 24 horas permite extender las capacidades hasta los 24 metros de eslora y navegar desde la Península hasta las islas Baleares. Una medida muy demandada por los patrones ocasionales, toda vez que existen cuarenta y cinco millas entre el punto peninsular más cercano a Baleares - Dénia - y la isla de Ibiza.

Por debajo del PER existe aún otro título, el patrón de navegación básica, que cuesta en torno a 350 euros y se obtiene aprobando una parte concreta del examen del PER. Esto y el hecho de que el PNB solo permita gobernar barcos de hasta 8 metros y alejarse a 5 millas de un abrigo -no de la costa- hace que la mayoría de alumnos opten por sacarse el PER directamente. No obstante, en caso de no aprobar, siempre la posibilidad de salir del examen con el PNB.

Precios económicos

Respecto al coste económico, tanto el PER como el resto de títulos superiores cuestan menos de lo que un futuro conductor de vehículos a motor se gasta habitualmente por el carnet de conducir. En torno a 600 euros, prácticas incluidas. Estas dos titulaciones superiores son el patrón de yate -24 metros de eslora y 150 millas de la costa- y el capitán de yate -sin restricciones en cuanto a la distancia a la costa-, pensados para patrones más profesionales o habituales y con un temario mucho más complejo.

Para la obtención de una titulación es necesario superar un examen teórico, convocado por la Generalitat y que se prepara habitualmente en escuelas náuticas homologadas - si bien no es imperativo - y realizar unas prácticas obligatorias, salvo la de habilitación de navegación a vela, opcional pero sin la cual no es posible gobernar un velero. Eso sí, una vez obtenida es convalidable al obtener cualquier título superior.

Unirse a un club

El temario para estas titulaciones es diverso, incluyendo nomenclatura náutica, amarre y fondeo, seguridad, reglamento, balizamiento y legislación en el caso del PNB, que se amplía con maniobras y navegación, emergencias en el mar, meteorología y teoría y ejercicios sobre cartas de navegación en el PER. El patrón y el capitán de yate requieren conocimientos más avanzados en cartas de navegación, meteorología, seguridad e incluso cálculos astronómicos.

¿Y para qué quiero el título si no tengo barco? La solución más sencilla a esta pregunta la ofrecen las escuelas náuticas como Dragut Nou que cuentan con un club de navegación abierto a los alumnos que han obtenido el título en su centro. Y es una solución terriblemente sencilla y efectiva. Dragut Nou pone a disposición de estos alumnos toda su flota de barcos para navegar de manera autónoma. A través de una cuota mensual los alumnos tienen derecho a reservar un barco un número determinado de ocasiones al mes y poner en práctica todo lo aprendido durante la obtención del título. Con una salvedad importante, ya que no irán acompañados de instructor alguno o de otros alumnos, sino que el barco quedará reservado para su propio disfrute y el de sus amigos o familiares, como si de un alquiler de charter se tratara, pero a precios mucho más económicos y asesorados por verdaderos profesionales de la náutica de recreo.