Las Provincias

A bordo de la revolución

fotogalería

El Model S, en la Marina Real Juan Carlos I.

  • Tesla quiere cambiar el mundo con sus modelos eléctricos de cero emisiones. Conducimos la berlina Model S para conocer sus ventajas

  • TESLA MODEL S 70

Tesla está en boca de todo el mundo del automóvil. Su fundador y director general, Elon Musk, señala convencido que va a cambiar el mundo gracias a sus coches eléctricos, su empresa de paneles solares, la de baterías para uso doméstico, una que proyecta una nueva tecnología para trenes y otra, ya activa, que envía satélites al espacio y que proyecta llegar a Marte. De todas ellas la joya de la corona es Tesla, cuya berlina Model S es todo un éxito y que en 2017 lanzará un modelo desde 35.000 euros, el Model 3, del que ya tiene más de 400.000 pedidos.

Aunque no existen concesionarios ni red comercial, nos ha parecido muy interesante probar uno de los Tesla que ya circulan por España. Se tata del Model S, una gran berlina de más de cincometros con hasta siete plazas, baterías que pueden durar más de 600 kilómetros -en el caso de la nueva versión de 100 kilowatios/hora- y una potencia de más de 350 CV en todas sus versiones capaz de hacer acelerar sus casi 2.000 kilos de peso hasta 100 por hora en menos de 3 segundos, cifras propias de un Ferrari.

Prestaciones deportivas

El secreto es su mecánica, que al ser eléctrica no necesita subir de revoluciones y entrega la potencia de forma inmediata. Se ofrece en versiones con tracción trasera o total, siempre con cambio automático, y su potencia varía según la capacidad de su batería, que da nombre a las versiones disponibles, 70, 80, 90 ó 100 kWh, con la P de 'Performance' si elegimos las versiones con más prestaciones.

.

El Tesla que llega a nuestra redacción pertenece a un empresario malagueño que presta sus servicios para Cabify, la plataforma de transporte de personas con chófer que se contrata a través de una aplicación móvil, un servicio también disponible en Valencia, y que tuvimos ocasión de probar en varias ocasiones con gran acierto.

El Tesla Model S, por su bajo coste de uso, amplitud y silencio es perfecto para este cometido y, tras reservar en la aplicación como cualquier cliente, a primera hora de la mañana recibimos un SMS en el móvil indicándonos que nuestro chofer está listo para recogernos.

El S es una atractiva berlina del segmento del Mercedes Clase S o BMW Serie 7, aunque su longitud es la de un Ford Mondeo o VW Passat. Su línea es más afilada, ya que no tiene un motor bajo el capó delantero y este es bajo y deportivo. En la trasera el portón da paso a un amplísimo maletero de más de 700 litros en el que, de manera opcional, se puede situar una banqueta para dos niños de entre 15 y 35 kilos que circularían a contramarcha en unos asientos que se pliegan en el propio maletero del coche. Esto es posible y seguro gracias a que el Tesla, al no llevar escape ni transmisión, tiene mucho espacio en su chasis.

El interior destaca por la ausencia de botones. De hecho el coche está listo para circular en cuanto entramos en su interior sin necesidad de tocar botón de arranque alguno, un buen detalle.

Conducción autónoma

El Model S es capaz de conducir solo, con cámaras y sensores que activan el sistema AutoPilot, que legalmente aún no puede usarse en España, pero que permite que el coche acelere, gire y frene por sí mismo si las circunstancias son adecuadas. Por ejemplo, podemos tomar la autovía A-3 hacia Madrid, activar el AutoPilot para que el coche vaya a 120 por hora y, leyendo las líneas del carril, el coche nos llevaría al destino. Es más, si hay un camión más lento, detecta si vienen coches por detrás y hace los adelantamientos por sí mismo.

Como el sistema no es infalible, si detecta cualquier situación que no puede resolver -obras, obstáculos, etcétera-, el Model S avisa para que tomemos el volante o frena para evitar un impacto.

Nos sorpendemos nada más sentarnos, ya que en el salpicadero hay una pantalla central vertical de 17 pulgadas, casi como si el ordenador de nuestra oficina estuviera pegado en nuestro coche. Allí podemos configurar varios tipos de conductor, la recarga, ver los mapas en un tamaño gigante, aparcar con los sensores sabiendo los centímetros que quedan hasta la pared. la lista es enorme, pero su uso es sencillo.

A bordo de la revolución

Primero tomamos el asiento trasero, en el que destaca el silencio, la amplitud y el confort, con amplitud para tres pasajeros. Subimos después como pasajeros en la parte delantera, comprobando de nuevo su silencio, gran visibilidad, facilidad de uso de la pantalla y calidad de los componentes. Hay avisos contra cualquier tipo de colisión y, francamente, chocar con un Tesla por despiste parece complicado.

Tomamos el volante, grueso, de tres brazos y aspecto deportivo. Pisamos la mitad del acelerador y la velocidad nos deja pegados al fantástico asiento de piel clara. Esta versión P70 tiene 367 CV que acuden de forma inmediata y resuelven con facilidad cualquier necesidad de potencia, como salidas de semáforo, incorporaciones o movernos entre los huecos del tráfico.

Amplia autonomía

Como en todos los eléctricos, la duración de la batería y su recarga son un handicap. Tesla lo soluciona de dos maneras: con grandes baterías con un mínimo de 400 km. de autonomía y con un sistema de recarga rápida con puntos propios. Estos ya existen en Estados Unidos y se están implantado en España, donde ya hay uno en Valencia, aún no inaugurado, en el parque tecnológico de Paterna.

Tras la prueba certificamos que este automóvil de cero emisiones es revolucionario, y va a llevar a otros fabricantes a lanzar modelos eléctricos. Esto supondrá menor demanda de combustibles fósiles, más consumo eléctrico, menor contaminación, menos talleres, menor venta de recambios... toda una revolución, sin contar con los avances de seguridad de la conducción autónoma o los medioambientales.

Desde 90.000 euros

El Model S está a la venta en la web de Tesla por entre 90.000 y 135.000 euros. Como aún no hay concesionarios las entregas se hacen en Holanda, sede de Tesla en Europa.