Las Provincias

Más accidentes

Empezamos del 'curso escolar' con la alegría de unas ventas récord en el mes de agosto, ventas que reflejan la buena salud de un mercado que no entiende de política, pero no podemos obviar que este año hay más conductores que han perdido la vida en la carretera que en años anteriores. Y eso que las cifras no son nítidas en España, y de hecho, a mes de septiembre aún no sabemos, de los fallecidos en 2015, en qué circunstancias se dan por tipología los accidentes, unos datos muy valiosos para poder tratar de reducir el número de víctimas.

Hay un recurso simplista para explicar el aumento de víctimas: la salida de la crisis conlleva un mayor número de desplazamientos, algo que todos hemos notado este verano. Eso está claro, pero con una flota de coches más moderna y segura, con una velocidad media que cada vez se reduce más en carretera y con una tolerancia de alcohol y conducción cada vez menor, la cifra debería estar bajando, pero sigue subiendo.

La clave puede estar en las carreteras secundarias, que se han mejorado en los últimos años, pero donde suceden gran parte de los accidentes mortales, pero con cada vez más autovías, y con las de peaje a punto de terminar su periplo de pago, mantener toda la red pública va a tener un coste tan elevado que algunos apuntan a mayores peajes por uso que hasta ahora, una fórmula que ya estudian otros países y que, si es garantía de una mejora en la seguridad, se debería terminar aplicando en España.

Por nuestra parte la clave creemos que puede estar en la educación vial y la formación. Las renovaciones del carnet deberían incluir algún tipo de prueba práctica para re-educar los vicios que los conductores adquirimos con el tiempo al volante. También habría que poner más interés en los conductores senior, que van perdiendo facultades a veces sin saberlo, y en los más jóvenes, más pendientes del móvil que de la conducción. Sea como sea y gobierne quien gobierne, hay que tomar medidas.