XYLELLA

JESÚS REINA

Debilidades y amenazas sufre la agricultura mediterránea, siempre tan menospreciada por la Unión Europea. La globalización también provoca afecciones que pueden parecer irrelevantes para la mayoría de urbanitas, pero que en el mundo rural se asemejan a las diez plagas de Egipto.

La Xylella es una bacteria que ataca a los vasos vasculares de frutales, como almendros, vid, cítricos, melocotoneros y algunas especies ornamentales. Esta enfermedad acaba secando hojas y ramas que conducen a la muerte, con el problema añadido de la existencia de otras especies hospedantes que no manifiestan síntomas, lo que dificulta enormemente su detección.

En 2013 se produjo la primera alarma en Italia, tomándose dos años más tarde una Decisión de Ejecución Europea. En 2015 el Ministerio de Agricultura aprobó el Plan de Contingencia Español, destacando los protocolos de importación, prospección y delimitación de las zonas de infestación y tampón. El incumplimiento de estas acciones podría suponer la imposición de sanciones comunitarias.

Las comarcas de la Marina Alta, Baixa y el Comptat se encuentran gravemente afectadas por la bacteria, llevando a identificar unas 1.200 hectáreas que deben ser arrancadas por orden de la Conselleria, lo que llevaría a perder más del 25% del paisaje tradicional productivo.

Ya se han producido reacciones relevantes por parte de las asociaciones agrarias, incluso en nuestra comarca por el Cercle empresarial, colectivo que está reclamando un cambio de medidas acorde a dicho Plan de Contingencia, de manera que se sustituya la simple erradicación por acciones de control, consistentes en la vigilancia de vectores y hospedantes, tratamientos fitosanitarios, eliminación selectiva de pies afectados, etc.

Hace años que la agricultura está en crisis, y en la Comunitat Valenciana también las instituciones y departamentos competentes, porque los recursos destinados son insuficientes, tanto para investigación, como para ayudas y ejecución. Los ayuntamientos también parecen tener otras preocupaciones, menos mal que agricultores y empresarios están dando la batalla.

Fotos

Vídeos