Xàbia reparará de urgencia la playa de la Granadella tras los destrozos por las lluvias

Una avenida de agua procedente del barranco arrastró parte de los cantos rodados de la playa de la Granadella y dejó un hueco en mitad de la cala. / Tino Calvo

En Dénia se refuerza el operativo para limpiar el litoral, arreglan cuatro pasarelas dañadas y más de 800 casas recuperan el suministro eléctrico

R. GONZÁLEZ/R. D. XÀBIA.

Una vez pasada la tormenta que azotó la Marina Alta entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves, los municipios afectados hacen balance y se ponen en marcha para arreglar los desperfectos. Uno de ellos es Xàbia, donde la playa de la Granadella amaneció con importantes daños, ya que una riada causada por la tromba de agua arrastró a medianoche buena parte de los cantos rodados. La fuerza del agua dejó un gran hueco en la cala y se llevó también por delante señalización pública, sombrillas y hamacas. Ante ese panorama, el ayuntamiento decidió que es necesaria una intervención urgente para que vuelva a presentar un estado óptimo.

De momento, ayer gestionó los permisos para poder comenzar en breve la regeneración con la aportación de grava. Debido a que este incidente se ha producido en pleno agosto, el consistorio optó por no cerrar totalmente la Granadella. No obstante, el acceso a este emblemático paraje estará condicionado por los trabajos que se lleven a cabo.

En Xàbia, que durante todo el episodio de precipitaciones se acumularon 160 litros por metro cuadrado, también se registraron desperfectos en la cala de la Barraca, donde también hará falta un aporte de grava. En los momentos de mayor intensidad de lluvia algunas calles del Arenal quedaron impracticables y tuvieron que rescatar a nueve personas que quedaron atrapadas en sus vehículos al averiarse sus coches.

Asimismo, se habilitó un albergue provisional en la sala polivalente del Portal del Clot en el que se acogió a siete personas.

Otro punto de la Marina Alta donde la tormenta provocó daños fue Dénia, donde se recogieron un total de 130 litros de agua durante el breve temporal. Uno de los más llamativos tuvo lugar en la feria instalada en el recinto portuario. Allí una de las atracciones se volcó con el viento. Por suerte, eso sucedió sobre las 23.30 horas del miércoles y, como estaba cerrada la feria, no causó ningún herido.

A consecuencia del temporal numerosos hogares de Dénia y Xàbia se quedaron sin suministro eléctrico. A primera hora de ayer todavía quedaban 850 viviendas sin luz, casi todas ellas en la capital de la comarca.

Según fuentes de la compañía eléctrica, medio millar de casas se vieron afectadas en la zona de la playa de Les Bovetes por una avería en un cable. Mientras se solucionaba el problema se instalaron dos grupos electrógenos para proporcionar fluido a los domicilios. También más de 300 viviendas se quedaron sin luz cerca de la subestación y la compañía trabajó toda la mañana para restablecer el fluido. Esta última avería repercutió en el funcionamiento de la planta potabilizadora de Beniadlà. Eso causó una reducción de la presión del agua, que se dejó notar más en los puntos altos.

El alumbrado público de la carretera de Les Marines también se averió y el viento arrancó la caseta del socorrista de la playa, a la altura de la calle Riu Cérvol.

Respecto al litoral dianense, después de inspeccionar la costa y valorar los daños, los departamentos de Playas y Medio Ambiente pusieron en marcha un dispositivo urgente para restablecer la normalidad. Está previsto dotar de arena las calles que dan acceso al litoral y que la han perdido a consecuencia del temporal. Cuatro pasarelas se vieron afectadas. La de la Marineta Cassiana ya se colocó en su sitio a primera hora y luego trabajaron en el resto. Asimismo, 20 lavapiés se desnivelaron y la Agencia Valenciana de Turismo encargó los trabajos de reposición.

En cuanto a las algas y la suciedad que el mar ha sacado a la playa, la empresa concesionaria comenzó a retirarla. Para abarcar el incremento de trabajo por esta situación, la empresa concesionaria ha ampliado la plantilla en cinco persona y eleva de cinco a ocho las máquinas de limpieza del litoral.

Las flotas pesqueras de Dénia y Calp no salieron a faenar y en Xàbia sólo se hizo a la mar una barca.

Fotos

Vídeos