Xàbia habilita otro autobús para ir a la Granadella en hora punta

Decenas de turistas toman el sol en la cala de la Granadella de Xàbia.
Decenas de turistas toman el sol en la cala de la Granadella de Xàbia. / Tino Calvo

El consistorio duplica el servicio entre las 12 y las 14 horas tras comprobar que es la franja en la que tiene más demanda

R.X. XÀBIA.

La gran afluencia de bañistas que se concentra en la cala la Granadella de Xàbia en el verano, ha obligado al ayuntamiento a reforzar el sistema de transporte público que ofrece de forma gratuita tras restringirse el acceso a vehículos.

Tras la decisión de la Confederación Hidrográfica del Júcar de cerrar el barranco, que hasta la fecha se utilizaba como aparcamiento, ha obligado a los turistas a utilizar los autobuses habilitados por el consistorio, un servicio que durante sus primeras semanas de funcionamiento, se ha visto desbordado.

El gobierno local ha estado pendiente desde la puesta en marcha del sistema, «para detectar posibles fallos y ajustarlo a las necesidades de los usuarios». Durante este periodo de comprobaciones han observado que desde medio día y hasta las 14 horas el servicio tiene más demanda, por lo que han decidido reforzar esta franja horaria. Para ello, desde hoy habrá dos autobuses para dar servicio a los bañistas en de 12 a 14 horas. Según explicó la concejal de Medio Ambiente y Servicios, Kika Mata, «permitirá que el servicio se preste de forma ininterrumpida durante todo el día».

La edil explicó además que a partir de las 18.30 horas se levantará la barrera de control instalada en la carretera a la cala para así que los bañistas que deseen prolongar su jornada de playa puedan subir a por sus coches y bajarlos para tener libertad de horario de vuelta.

Desde el pasado 3 de julio y hasta el 31 de agosto, dicha barrera impide el paso a coches y motos desde las 10 a las 19 horas. A los usuarios se les emplaza a dejar el vehículo en un parking habilitado entre la carretera de La Guardia y la calle Parpallo y desde allí bajar en el autobús gratuito a la cala.

Mata comentó que los trabajadores que controlan la barrera están en permanente contacto con los miembros de la Policía Local que se encuentran a pie de playa.

Cuando se detecta que hay plazas vacías en el parking (tanto en las calles Pic Tort y el solar del antiguo cuartel de Carabineros), se permite bajar a los coches hasta que se agotan las posibilidades de estacionar.

Buenas opiniones

La concejala de Medio Ambiente y Servicios hizo un balance positivo de las primeras semana de funcionamiento de esta nueva medida proteccionista. Aunque matizó que algunos días de la pasada semana, «las malas condiciones del mar y una jornada de tormentas distorsionaron el ritmo real de la playa».

Según la edil, tanto los residentes en la zona como los bañistas «han trasladado su opinión al Ayuntamiento, destacando la buena experiencia que es estar en la Granadella sin la saturación de los últimos veranos».

Fotos

Vídeos