Xàbia estudiará si debe restringir también el acceso a la cala del Portitxol el próximo verano

La playa del Portitxol, repleta de turistas y vecinos, que eligen esta zona del litoral de Xàbia para darse un baño y tomar el sol.
La playa del Portitxol, repleta de turistas y vecinos, que eligen esta zona del litoral de Xàbia para darse un baño y tomar el sol. / Lp

El alcalde se mostró cauto ante esta posibilidad, que se debe estudiar de forma detenida porque «cada zona tiene su peculiaridad»

A. COBOS XÀBIA.

Un año más, el municipio de Xàbia se ha llenado de visitantes con la llegada de la época estival. Como es habitual, la alta ocupación turística acaba doblando la población del municipio, lo que puede producir una masificación de algunas zonas del entorno natural, como son sus numerosas calas y playas. Esta elevada presencia de gente en lugares emblemáticos del litoral es lo que llevó al consistorio a restringir el acceso de vehículos a zonas como la Granadella. Ahora, el alcalde, José Chulvi, no descarta que se tomen medidas en sitios con «una problemática similar» como es el caso de la cala del Portitxol.

Con este tipo de iniciativas, desde el Ayuntamiento de Xàbia se quiere promover «el uso racional y sostenible de las playas», dijo Chulvi: «No queremos morir de éxito», afirmó.

Sin embargo, el munícipe insistió en que, en el caso de que sí se impusieran restricciones en el Portitxol, estas responderían a las circunstancias específicas de este área, que deberían ser analizadas detenidamente: «cada zona tiene su peculiaridad», explicó. Además, el edil agregó que aunque «es una posibilidad que se está estudiando», no pretende «adelantar acontecimientos», pues sería una medida, que si finalmente se llevara a cabo, se realizaría «de cara al año que viene».

Y es que a nadie se le escapa que en las primeras semanas de julio ha habido gran cantidad de gente en las calas y playas de Xàbia. Según explicó el alcalde, se ha percibido un «incremento de la afluencia de turistas» respecto a veranos anteriores, ocupación que también «han notado» desde el sector servicios. Asimismo, las previsiones para la segunda mitad del mes de julio son también «muy buenas», según Chulvi.

No hay que olvidar que el consistorio ya aplica desde principios de este mes de julio ciertas medidas para restringir el acceso del paso de vehículos en la playa de la Granadella, ya que la CHJ aconsejó prohibir el aparcamiento en el barranco de esta zona del litoral. Una medida que fue acompañada de la habilitación de un aparcamiento y de un autobús gratuitos. Un servicio que ha sido ampliado y adaptado a la situación a lo largo de estas semanas en funcionamiento. Todas estas medidas, con el fin de «garantizar el acceso» a la playa, así como «flexibilidad y más seguridad», según explicó el edil. Por el momento, Chulvi se mostró «satisfecho» con esta medida, que en su opinión «tiene una evolución positiva».

Restricción a la Cova Tallada

Las calas de la Granadella y el Portitxol no son las únicas que reciben un gran número de visitantes con la llegada de la época estival. Ya el verano pasado, la masificación de la Cova Tallada fue un tema que marcó la agenda en Dénia y Xàbia.

Desde entonces se venía planteando la posibilidad de restringir vía marítima o por tierra el acceso a esta zona. Ante esta situación, fueron las empresas de Kayak de Dénia y Xàbia las que por iniciativa propia presentaron un acuerdo interno en el que establecían ciertas restricciones de acceso a la Cova Tallada por mar.

A pesar de que en un principio, desde el Ayuntamiento de Dénia se mostraron «contentos por esta iniciativa», Crespo aseguró que muchas de las empresas «incumplen desde el primer día» las normas que ellos mismos determinaron.

La zona de la Cova Tallada también fue protagonista el verano pasado por los numerosos rescates a senderistas que en su mayoría por desinformación, sufrieron golpes de calor o pequeños incidentes al visitar la zona.

Ante esta situación, desde el consistorio, se han tomado medidas este verano con el fin de facilitar información en la zona sobre la dificultad de la ruta y las condiciones en las que esto se debe hacer. Con esto se pretende garantizar la seguridad: «Había gente que llevaba chanclas, sombrillas o que traía carritos de bebé», apuntó Crespo.

El edil se mostró «satisfecho» con la propuesta que pretende «reducir en la medida de lo posible los accidentes». Sin embargo, Crespo apuntó que si no se ha restringido el acceso a pie a la zona es porque esto «no está regulado» y no se puede prohibir a nadie que acceda a la cavidad.

Por ello, el concejal a firmó que actualmente se están recogiendo datos para ver como sería posible llevar a cabo restricciones de este tipo.

Más

Fotos

Vídeos