Xàbia cierra la campaña de vigilancia sin ahogados en las playas y pocas medusas

Los efectivos de Cruz Roja que han vigilado el litoral. / LP

El grueso de los rescates se produjeron en zonas no vigiladas por saltos al mar en zonas prohibidas y prácticas náuticas recreativas

R. X. XÀBIA.

El dispositivo especial de vigilancia y socorrismo en las playas de Xàbia se cerró el domingo. Este servicio, que presta un equipo de 42 personas coordinadas por la agrupación local de Cruz Roja, terminó un verano más sin tener que lamentar ningún ahogado en las zonas vigiladas. Además, la baja presencia de medusas redujo a casi la mitad las asistencias sanitarias.

Desde la institución destacaron que su trabajo por la prevención en el día a día les ha permitido mantener a cero el número de víctimas desde que en 2007 se hicieron cargo de esta importante asistencia al bañista. «Nosotros apostamos por un disfrute de la playa siempre bajo la premisa de baño seguro, tanto para los bañistas como para los socorristas que puedan verse implicados en una situación de rescate que no sea necesaria», señaló el coordinador de playas, Javier Server.

Esta estrategia hizo que, de las 67 actuaciones de rescate, solo 10 de ellas se produjeran en zonas de vigilancia, principalmente en días de bandera roja y relacionadas con casos de desobediencia a las indicaciones de los socorristas. En este sentido, desde Cruz Roja destacaron el gran apoyo recibido de los agentes de Policía Local que estuvieron presentes en todo momento a pie de playa y sancionaron a aquellos usuarios que dificultaron el trabajo de los socorristas.

Respecto al grueso de los rescates, se produjeron en zonas no vigiladas y, mayoritariamente, responden a politraumatismos originados por saltos al mar en zonas prohibidas y prácticas náuticas recreativas, en las que Cruz Roja sigue haciendo un llamamiento a la precaución y concienciación.

En cuanto a las asistencias sanitarias, este verano se percibió un notable descenso, quedándose en torno a las 3.000 cuando en 2016 se realizaron 5.000. Según los responsables del control del día a día en las playas, esta bajada se debe a que este año en las playas de Xàbia la presencia de medusas ha sido «prácticamente nula». En este 2017, las asistencias de carácter leve más frecuentes fueron heridas y contusiones, así como picaduras por pez araña, pinchos de erizo y leves lipotimias a causa del calor.

En relación a asistencias de tipo urgente, que precisaron de traslado en ambulancia a centros sanitarios, se contabilizaron 78 evacuaciones relacionadas con traumatismos y patologías cardíacas.

En materia social, Cruz Roja atendió un puesto de baño adaptado en la playa del Arenal y del que disfrutaron 400 usuarios.

Fotos

Vídeos