La Vall de Pop busca desestacionalizar el turismo con unas jornadas gastro-culturales

La Asociación Turístico Empresarial Tot Vall de Pop organiza actividades para dar a conocer los encantos de los municipios de la zona

B. ORTOLÀ VALL DE POP.

Uno de los problemas a los que se enfrentan los municipios del interior de la Marina Alta es el desconocimiento del turista sobre las opciones que ofrecen la localidades de la zona, que unido a la amplia oferta de la costa, impiden que se afiance el sector turístico más allá de los meses de invierno.

Conscientes de ello, en la Vall de Pop quieren cambiar esta situación y para ello aprovechan el tirón de esta época del año para promocionar la zona con diferentes actuaciones. Una de estas es la celebración de las Jornadas Tot Vall de Pop, organizada por la Asociación Turístico Empresarial Tot Vall de Pop (Atevap), cuya novena edición arrancó el pasado 2 de diciembre y finaliza mañana.

Según explica su presidente, Ángel Vives Cano, se trata de una iniciativa con la que pretenden «promocionar la zona dando a conocer su encanto natural y paisajístico, así como su riqueza vitivinícola y sus tradiciones culinarias y gastronómicas para conseguir desestacionalizar el turismo».

Las actividades en estas jornadas son variadas, se programan talleres, visitas a puntos concretos de los municipios como las bodegas o rutas por los términos municipales para conocer enclaves únicos. Una de estas rutas se traslada al Pla de Petracos para conocer el arte prehistórico que guarda este enclave situado en el término municipal de Castell de Castells.

La gastronomía es otro de los platos fuertes de Tot Vall de Pop. Los restaurantes y hoteles de la zona ofrecen a lo largo de la semana propuestas con productos de la zona, con los que dar a conocer la cocina típica de la Vall, «hay mucha gente a la que se la conquista por el estómago», comenta uno de los restauradores de la zona.

También hay ofertas para quienes, además de degustar, les gusta estar entre fogones. Se trata de talleres de cocina con los que los lugareños revelan sus secretos culinarios. En esta edición, por ejemplo, la protagonista es la paella. Hoy se celebra en el Castell de la Solana de Alcalalí una 'masterclass' para aprender a cocinar el plato típico valenciano.

Toda iniciativa es válida para conseguir mejorar los registros turísticos y llenar las cerca de 200 plazas hoteleras que se ofrecen en todo el territorio de la Vall de Pop.

Unos números que no se han conseguido en este largo puente de primeros de diciembre en los que apenas se ha superado el 50% de ocupación, cifras menores a las de la campaña de 2016.

Según apunta Vives, «el problema se ha debido a la duración del puente, ha sido demasiado largo y al estar muy cerca de las fiestas navideñas, muchos han preferido esperar para cogerse las vacaciones».

En cambio, las reservas para los días festivos, asegura Vives, están completas. Una situación que también comparten otras zonas del interior como la Vall de Gallinera, donde los hoteles rurales cuelgan el cartel de completo para las fiestas navideñas. A pesar de ello, reconocen que «todavía hay que mejorar muchos aspectos para conseguir que el turismo se desestacionalice y mejoren los resultados de la campaña de verano y esté más repartido con la costa», apuntan.

Más

Fotos

Vídeos