Una turista menor que practicaba snorkel halla los restos de un barco corsario hundido en Dénia en 1813

LP

El yacimiento se encuentra a 350 metros de la playa y a solo 3,5 metros de profundidad

REDACCIÓN

Una joven turista francesa de 16 años, Orianne Marrel, hizo un sorprendente hallazgo durante sus vacaciones en Dénia. Mientras practicaba snorkel con su hermano en el litoral norte de la ciudad encontró los restos de un navío a 350 metros de la playa y a solo 3,5 metros de profundidad. Pertenecían a un barco corsario hundido en aguas dianenses en el año 1813, durante la Guerra de la Independencia. Así lo han anunciado hoy el edil de Cultura, Rafa Carrió, y el arqueólogo municipal, Josep Antoni Gisbert.

El padre, Julian Marrel, se dirigió a Gisbert para comunicarle lo que habían descubierto. En una superficie de unos 50 metros cuadrados quedaba a la vista parte de la estructura de madera de la embarcación. En el Inventario de yacimientos arqueólgicos de Dénia, que incluye los subacuáticos, ya había constancia escrita gracias a un texto del manuscrito 'El Llobarro' de mosén Francisco Palau. Allí se relataba el naufragio del barco corsario, llamado 'Zéphir' o 'Zefarin', en un episodio bélico entre los días 13 y 14 de mayo de 1813.

Pero hasta ahora no se habían localizado los restos. El derelicto llevará el nombre de la joven turista que lo encontró.

Temas

Dénia

Fotos

Vídeos