El PP tilda de «error» peatonalizar todo Marqués de Campo sin consenso

La ediles populares Isabel Gallego, María Mut y Pepa Sivera analizaron la labor del ejecutivo. / R. G.
La ediles populares Isabel Gallego, María Mut y Pepa Sivera analizaron la labor del ejecutivo. / R. G.

Las ediles de Dénia hacen balance negativo de la gestión del gobierno local y afirman que no escuchar a los empresarios llevará a un «caos» circulatorio

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

El Partido Popular de Dénia hizo ayer balance de la gestión del equipo de gobierno local (PSPV y Compromís) en el que lo faltaron las críticas al ejecutivo por su «obsesión» por peatonalizar la calle Marqués de Campo. La edil Isabel Gallego destacó que cerrar al tráfico toda la principal arteria de la ciudad es un «error» que va a hacer de Dénia un «caos» a la hora de circular.

Gallegó lamentó que no quieran consensuar el tipo de peatonalización con los hosteleros y empresarios de la zona. Según remarcó, no escucha a los propietarios de establecimientos en esa calle, que abogarían por un cierre parcial, hasta el cruce con Carlos Sentí. Además, incidió en el gasto del ejecutivo en estudios sobre la peatonalización del vial.

También pusieron el punto de mira en la reurbanización de la plaza Valgamediós y la peatonalización de Pare Pere. La portavoz popular, María Mut, remarcó que los vecinos les han trasladado su preocupación porque no son favorables a ese proyecto. Mut subrayó que su partido ha contabilizado las plazas de aparcamiento que se suprimirán si se lleva a cabo la propuesta y que ronda el centenar. Además, se preguntó por qué no se abrió la calle Sant Josep durante los tres meses que estuvieron paralizadas las obras.

Respecto a las Normas Urbanísticas Transitorias de la ciudad que expone al público la conselleria, Mut indicó que no entendía que se tardase cuatro meses y medio en elaborar un documento que es el calco del anterior y con las inclusiones de los colegios de La Xara y Raquel Payá y la sentencia de la finca de la Baronesa. En su opinión, eso denotaba la «poca comunicación» entre el Consell y el Ayuntamiento de Dénia.

En cuanto a los presupuestos participativos, consideró que era de «risa» destinar solo 200.000 euros para que los ciudadanos elijan los proyectos y luego confiar en que la Diputación les apoye con la financiación de obras en la ciudad y en las Eatim de La Xara y Jesús Pobre.

Las recriminaciones a la gestión de socialistas y valencianistas se extendió a áreas como los jardines, que aseguraron que «están abandonados» y que al edil responsable le «falta decisión» y apretar más a los trabajadores, y también las playas. Isabel Gallego admitió que hay que proteger el litoral con barreras de posidonia, pero que los visitantes que acuden a Dénia y se gastan el dinero en la ciudad quieren encontrarse una playa limpia.

Por su parte, la edil Pepa Sivera arremetió contra el gobierno el ejecutivo por haber solicitado el aumento del IBI, por no hacer caso las peticiones de los empresarios sobre la iluminación en estas fiestas que convierten a Dénia en una «ciudad fantasma», la mala gestión en cuestiones educativas como los nuevos colegios y las becas de comedor y la polémica por el cambio de ubicación de las peñas de los 'bous a la mar', que han hecho, remarcó Sivera, una «labor fundamental».

Por todo ello, las ediles populares de Dénia reiteraron, al igual que ya hicieron hace un año, el equipo de gobierno «oyen, pero no escucha».

Fotos

Vídeos