Técnicos analizan el incendio de la Granadella 17 meses después

La UT-902, bomberos y Medio Ambiente, en la zona del incendio. / Consorcio Provincial de Bomberos
La UT-902, bomberos y Medio Ambiente, en la zona del incendio. / Consorcio Provincial de Bomberos

La UT-902, bomberos, Medio Ambiente y forestales evalúan sobre el terreno cómo se comportó el fuego para mejorar las actuaciones

R. GONZÁLEZ XÀBIA/BENITATXELL.

Efectivos de la sección de prevención de incendios forestales de la Generalitat UT-902, bomberos, forestales y Medio Ambiente regresaron ayer a los parajes afectados por el incendio que comenzó en Benitatxell y arrasó una parte importante de la Granadella de Xàbia en septiembre de 2016. Diecisiete meses después del siniestro los técnicos visitaron el lugar para analizar sobre el terreno cómo se comportó en fuego.

Estos especialistas recorrieron la zona y evaluaron diversos aspectos como el material combustible forestal que encontraron las llamas en su camino, la orografía del terreno, las condiciones atmosféricas que había, los riesgos y la forma en la que procedieron los efectivos antincendios durante ese episodio. Según comentó el jefe del parque comarcal de bomberos de Dénia, Javier Fayos, el objetivo de este análisis a posteriori es sacar conclusiones para poder mejorar de cara a futuras actuaciones que deban afrontar.

Fayos señaló que en las labores de extinción trabajan muchas agencias con diferentes puntos de vista y que una vez pasado el incendio suele pasar cierto tiempo examinando con detalle todo lo que envuelve a los incendios para averiguar más detalles sobre el comportamiento de las llamas en función de la variables. El jefe del parque incidió en que suele ser habitual realizar evaluaciones posincendio un tiempo después, aunque en el caso de la Granadella se ha retrasado un poco. No obstante, matizo que ya se había hecho un 'briefing' previo y que solo quedaba comprobar los datos sobre el terreno.

Varios recorridos

Por ese motivo, los efectivos efectuaron ayer varios recorridos. Fueron desde la base de la Cumbre del Sol hasta el depósito de la Granadella, luego repitieron desde la misma salida hasta la cala y por último revisaron el mirador desde el que cayó la colilla que causó el devastador incendio.

Asimismo, Javier Fayos comentó que la unidad UT-902 trabaja con modelos predictivos y que necesitaban comprobar 'in situ' las características de la zona afectada para mejorarlos y que sean más fiables en futuras intervenciones que deban llevar a cabo.

Fotos

Vídeos