El subdelegado del Gobierno admite que no hay dinero para arreglar el problema de Les Deveses

José Miguel Saval, sentado en primera fila, junto a vecinos de la playa de Les Deveses. / B. Ortolà
José Miguel Saval, sentado en primera fila, junto a vecinos de la playa de Les Deveses. / B. Ortolà

Los vecinos de la playa dianense solicitan que se recupere un estudio de sostenibilidad redactado en 2007 y que les dejen proteger sus viviendas

B. ORTOLÀ DÉNIA.

«El problema aquí es económico, quien les diga lo contrario miente». Así de tajante se mostró el lunes por la tarde el subdelegado del Gobierno en Alicante, José Miguel Saval Pérez, ante un centenar de vecinos de la playa de Les Deveses durante la reunión que mantuvieron para tratar el grave problema que sufre esta zona del litoral de Dénia, donde el mar les ha dejado con escasos metros de arena tras los temporales de principios de año. Según Saval, «tenemos dificultades presupuestarias», en las cuentas del Gobierno no hay dinero para llevar a cabo una actuación que ponga fin a las preocupaciones de los vecinos, unos residentes que han visto cómo la furia del mar les ha dejado sin playa y a muchos con sus viviendas destrozadas.

Ahora piden que se ponga solución al problema cuanto antes. Para ello, instaron al Gobierno a recuperar el informe de estrategia de sostenibilidad de la costa que el Ministerio de Medio Ambiente confeccionó en el año 2007. Éste «intentaba corregir los fallos de las actuaciones realizadas en el año 2004, de forma improvisada», recalcaron.

Según recordaron, el proyecto original pretendía estabilizar la zona con un aporte cercano a los tres millones de metros cúbicos de arena. Pero finalmente «tan solo se vertieron cerca de 960.000 metros cúbicos que ha provocado la desaparición de la playa, y con el próximo temporal lo harán las casas, porque no tenemos ninguna defensa», lamentaron. Una actuación «insuficiente» según palabras del subdelegado, quien se disculpó «porque hemos hecho grandes esfuerzos para regenerar la costa de Alicante, pero lamentablemente el temporal afectó mucho a esta zona y no solucionó nada o casi nada».

En el informe del año 2007, comentaron en la reunión, se barajaban dos posibilidades: «la primera era verter unos 185.000 metros cúbicos de arena sobre un kilómetro de la playa y darle una anchura de 60 metros». Mientras que la segunda opción, indicaron, era «depositar cerca de 366.000 metros cúbicos de arena para conseguir un ancho de playa, también de 60 metros, pero a lo largo de dos kilómetros, así como la prolongación del último espigón construidos».

Se trata de una actuación que, según el subdelegado del Gobierno, actualmente no se puede materializar. «El problema no es el proyecto, porque está hecho, es cuestión de recursos económicos y de decisión de hacerlo», matizó de nuevo.

Tampoco quiso dar una fecha exacta de cuándo se podrán ejecutar las obras necesarias en la zona, ya que «dar unos plazos sería una imprudencia por mi parte». Aunque las esperanzas de los vecinos presentes se derrumbaron cuando el subdelegado advirtió que podría retrasarse más de lo que se espera. Según dijo, «lamentablemente puede que el Gobierno no tenga capacidad de hacerlo hasta dentro de tres años, aunque repito, no les voy a decir una fecha».

A lo que sí se comprometió Saval fue a realizar «las gestiones necesarias en los próximos 15 días para saber cuál es la situación y el camino que debemos seguir para solucionar este problema. Soy consciente que es de carácter urgente».

Las palabras no convencieron a los presentes, quienes lamentaron que el Gobierno «no haya hecho nada para solucionar estos problemas pasados ya varios meses del temporal que destrozó varias de sus casas».

Con el agua a escasos metros de sus viviendas y el temor de que pueda producirse un episodio similar, algunos de los vecinos solicitaron al subdelegado poder acometer ellos mismos las actuaciones necesarias para asegurar sus viviendas como medida de autoprotección. Hubo quienes aseguraron que habían solicitado a Costas reponer ellos mismos la arena, «pero cuando ya teníamos previsto el suministro, nos dijeron que no podíamos hacerlo».

Ante la posibilidad de autoprotegerse, José Miguel Saval les recomendó no hacerlo por su cuenta sin tener las autorizaciones correspondientes.

Fotos

Vídeos