EL SÍNDROME DE STENDHAL

ESTHER ASPERILLA

El 22 de enero de 1817, el escritor francés Marie Henri Beyle (lo recordaréis mejor por su seudónimo Stendhal) realiza un viaje a Florencia. Tras pasar el día visitando todas las estatuas, cúpulas y frescos que encontraba a su paso, el autor comienza a encontrarse mal hasta el punto de tener que acudir a un doctor. Cuentan que tras escuchar los síntomas con atención, el facultativo lo tuvo claro y procedió de inmediato a establecer este (lo siento, no lo puedo describir de otra manera) fascinante diagnóstico- Padece usted una sobredosis de belleza-.

Stendhal relatará posteriormente cómo se sintió en su obra 'Roma, Nápoles y Florencia': «Había llegado a ese grado de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme».

Los síntomas de este literal empacho de arte no serán acuñados hasta finales de los 70 por la psiquiatra italiana Graziella Magherini, pasando entonces a denominarse «Síndrome de Stendhal». Pero entonces ¿existe tal dolencia?, ¿se puede acaso enfermar de belleza? Se puede, de acuerdo a Magherini que ya durante los años 80 describe más de un centenar de casos similares añadiendo algunos síntomas como amnesia, crisis de ansiedad o alucinaciones a los casos más severos. En contraposición, el doctor en psicología y profesor de la universidad de Deusto Enrique Pallarés pone en tela de juicio la existencia de este trastorno que no consta en ninguna clasificación ni ha sido reconocido por la comunidad internacional.

Yo no recuerdo haber experimentado nada similar en ninguno de mis viajes salvo, quizá, cierto mareo tras visitar algún museo o pinacoteca muy extensa. Pero este malestar venía propiciado por la cantidad de obras y no por la grandiosidad de ninguna en particular. De todas formas, no se me ocurre nada mejor que perecer por un exceso de belleza. Puestos a morir de algo, que sea de Síndrome de Stendhal.

Fotos

Vídeos