Sanidad visita los consultorios de la Vall de Gallinera cuando no está el médico

Los alcaldes de la Vall de Gallinera y Pego, junto a la directora general de la Alta Inspección Sanitaria, Isabel González. / LP
Los alcaldes de la Vall de Gallinera y Pego, junto a la directora general de la Alta Inspección Sanitaria, Isabel González. / LP

La directora general de Alta Inspección Sanitaria se presenta por la mañana en el municipio el día que los facultativos tienen el turno de tarde

B. ORTOLÀ VALL DE GALLINERA.

La conselleria de Sanidad quiso sorprender ayer en su visita a las instalaciones sanitarias de la Vall de Gallinera, pero la sorpresa se la llevó la directora general de la Alta Inspección Sanitaria, Isabel González, al no poder coincidir con el personal sanitario a su llegada porque tenían turno de tarde.

La visita se enmarcaba en la ronda que realiza la directora general a los municipios de la Marina Alta para conocer de primera mano las necesidades, carencias y deficiencias en materia de infraestructuras y recursos humanos. La llegada tuvo lugar a media mañana, tras pasar por Pego y l'Atzúbia. El horario de atención a los pacientes los jueves en la Gallinera es desde las 15 hasta las 20 horas, por lo que tuvo que abrir las dependencias el propio alcalde, Toni Pardo.

El primer edil se mostró «sorprendido» por la elección tomada desde la conselleria de realizar la «inspección sorpresa», que se comunicó «con muy poca antelación». En su opinión, «hubieran podido preguntarnos para coordinarlo mejor, ya que es el personal quien conoce mejor que nadie las necesidades de cada uno de los consultorios».

A pesar de ello, Pardo transmitió a la directora general la necesidad de eliminar humedades y de renovar algunas de las viejas ventanas, además de instalar calefacción «porque en los consultorios hace mucho frío en invierno».

El alcalde aprovechó la visita de González para transmitirle las quejas vecinales respecto al ratio de asistencia domiciliaria. Toni Pardo recordó que actualmente la Gallinera no disfruta de esta modalidad asistencial diseñada para proporcionar la atención de rango hospitalario a pacientes para los cuales el domicilio resulta el mejor lugar terapéutico. Para el primer edil «es un grave problema que se debe solucionar porque gran parte de la población es mayor de y tiene serias dificultades para trasladarse».

Más personal

Además de los consultorios de la Vall de Gallinera, la directora general visitó el resto de edificios sanitarios que dispone la Mancomunidad de Pego y Les Valls. El primer encuentro lo tuvo con el alcalde pegolino, Enrique Moll, en el centro de salud del municipio, quien calificó la visita de «positiva».

La directora general tomó nota de las carencias que presentaba el centro, como la falta de personal administrativo. «Muchas veces las bajas o jubilaciones no se cubren con la rapidez que deberían», comentó el Moll. Otra de las demandas fue una sala de espera en las instalaciones. Además, la propia Isabel González remarcó que consultorio «necesita una sala de rayos, por el tamaño de la localidad».

Tras visitar Pego, la comitiva se desplazó a l'Atzúbia, donde el alcalde, Josep Vicent Vidal, explicó que la principal queja de los pacientes es el poco tiempo de atención del médico o enfermeras del que disponen a la semana.

Fotos

Vídeos