RINOCERONTES DE DURERO

ESTHER ASPERILLA

En 1515 el gran artista alemán Albrecht Dürer (para nosotros Alberto Durero) realiza un dibujo de un rinoceronte sin haber visto jamás uno en carne y hueso. El animal en cuestión había sido traído desde la India hasta Lisboa, despertando gran curiosidad en toda Europa. Científicos y chismosos se desplazan a la capital portuguesa para admirar al paquidermo del que se realizan diversas descripciones y esbozos, llegando uno de ellos a manos de Durero y sirviéndole para trazar la ilustración.

Quien tenga la oportunidad de contemplarla (está expuesta en el British Museum pero si os queda lejos figura en centenares de páginas en Internet) la encontrará exquisita, si bien muestra ciertas inexactitudes morfológicas. Esto no es de extrañar ya que Durero jamás vio al rinoceronte con sus propios ojos.

¿Que por qué os hablo de ello? Pues porque la imagen ilustró libros de texto y de divulgación científica durante lustros, convirtiéndose así en uno de los mayores errores de la historia. El pintor representó al animal cubierto con placas óseas, como si portara una armadura natural y varios remaches que unían esas placas. También lo mostró con una especie de escamas, emulando a un lagarto (aquí algunos estudiosos argumentan que eso fue debido a la dermatitis que sufrió el verdadero rinoceronte en su viaje marítimo desde la India a Portugal).

El caso es que incluso mucho tiempo después, cuando ya había fotografías disponibles y se reconocía la inexactitud de la versión proporcionada por el artista alemán, esta siguió utilizándose como ejemplo en las obras de referencia. Y eso, qué queréis que os diga, me suena bastante. Hay aún demasiadas tergiversaciones y desaciertos en textos académicos, en libros y sobre todo (lo que es más preocupante) proliferando alegremente por Internet. Dejándose ver como imágenes verídicas del presente o de la historia, cuando poco tienen que ver con la realidad.

Supongo que nuestro trabajo consiste en saber diferenciar lo verdadero, lo auténtico, de los rinocerontes de Durero.

Fotos

Vídeos