Revivir una tradición perdida en Pego

Varios miembros de la filà Albardins durante la jornada de limpieza en la marjal pegolina. / B. O.
Varios miembros de la filà Albardins durante la jornada de limpieza en la marjal pegolina. / B. O.

La iniciativa surge de algunos festeros de Albardins que impulsaron en 1985 la peculiar carrera para mejorar las condiciones del río Una filà recupera el origen de la 'Baixà' con una jornada de limpieza del río Bullent

B. ORTOLÀ PEGO.

Después de 33 años, la 'Baixà del Riu Bullent' de Pego sigue siendo una de las fiestas más atractivas tanto para los pegolinos como para el resto de vecinos de la comarca. El ingenio se mezcla con una pizca de humor para confeccionar las barcas con las que los participantes navegan por las gélidas aguas del Bullent.

Aunque en las normas de esta peculiar carrera se exige máximo respeto con el entorno natural a la hora de confeccionar las embarcaciones, cierto es que la Baixà ha evolucionado su sentido.

Actualmente se concibe como el preludio de los Carnestoltes, algo que dista de la iniciativa con la que lo emprendieron un grupo de amigos en el año 1985: limpiar el río, que en aquella época, comentan los propios fundadores de la fiesta, «estaba bastante sucio por lo que pensamos que debíamos hacer algo para mejorar su estado».

Este año, la filà cristiana Albardins de Pego, entre los que se encuentran algunos de aquellos pioneros, ha decidido recuperar ese espíritu con el que creo la 'Baixà'. «Pensamos que aquella era una buena iniciativa que no podía perderse, entendemos que debemos ser los vecinos del municipio los primeros en dar ejemplo a los de fuera». Por ello, la mañana siguiente de la 'Baixà', en la que también participaron con una embarcación con motivo del 25 aniversario de la filà, repasaron el recorrido por donde pasaron los participantes para recoger todos los desechos abandonados el día anterior. «Hay que estar en la fiesta pero también para trabajar», remarcaron. Tras media mañana de faena, consiguieron recoger, apuntan, poco más de media docena de bolsas de basura.

Según indican, «quedamos gratamente sorprendidos al comprobar que la mayoría de gente está concienciada y respeta la naturaleza, hay que remarcar pues el buen comportamiento de todos aquellos que vinieron a la 'Baixà'».

Los principales desechos olvidados, comentaron, eran envoltorios de comida, latas de bebida y alguna que otra bolsa de plástico. También encontraron una pequeña parte de una de las barcas participantes que tuvo un percance a mitad de trayecto:«hay que pasar por debajo de un puente y muchos deben desmontar media embarcación para poder pasar, se les debió de olvidar», apuntan.

La de los Albardins no ha sido la única limpieza en el parque tras la 'Baixà'. Una brigada del consistorio pegolino realizó ayer la limpieza desde el agua..

Fotos

Vídeos