Revisión de las torres eléctricas para salvar la avifauna

La vida acuática no es lo único que preocupa en el municipio pegolino. También les interesa el bienestar de la avifauna. Por ello una unidad del Seprona está inspeccionando las torres eléctricas del término pegolino. El objetivo es registrar los incidentes que ocasionan a las aves para emitir un informe y remitirlo a la compañía que se encarga del tendido eléctrico de la localidad «para que puedan tomar las medidas oportunas para evitar la muerte de los animales, tal y como se va a hacer en la Marjal», indicó la concejal de Medio Ambiente, Laura Castellà. La empresa eléctrica reformará en el paraje natural un total de 2,152 kilómetros de línea aérea de media tensión para proteger a las aves que pasan por la zona. El ejecutivo pegolino quiere que el proyecto se amplíe a todo el término municipal. Aunque para ello debe presentar un listado «representativo» de colisiones de animales con el tendido eléctrico. Hasta la fecha, no son suficientes. Los agentes del Seprona tan solo han registrado dos casos. Aunque afirma que hay indicios de que el número es mayor, pero «muchas veces los cuerpos desaparecen por lo que no se les puede hacer la necropsia que determine que murieron electrocutados».

Fotos

Vídeos