Recuperan en el País Vasco escritos del siglo XVII sobre las torres vigía de Xàbia

Enric Martínez y Toni Espinós, ayer, durante la presentación del legajo adquirido por Cirne. / B. Ortolà
Enric Martínez y Toni Espinós, ayer, durante la presentación del legajo adquirido por Cirne. / B. Ortolà

La Fundació Cirne consigue de un anticuario estos documentos en los que se aportan detalles sobre las personas que allí trabajaron

B. ORTOLÀ XÀBIA.

La Fundació Cirne ha conseguido rescatar del olvido un pedazo de historia del municipio de Xàbia que había quedado olvidado en un rincón de un anticuario del País Vasco. Se trata de un legajo de 36 páginas en el que está registrada la guarnición de las diferentes torres vigía de la localidad entre los años 1629 y 1649, así como el cometido de cada uno de los integrantes.

Para el director de la fundación, Enric Martínez, «es un documento importante, primero porque es original, puesto que se puede observar diferentes caligrafías hechas en diferentes fechas, y segundo porque ayuda a situar al municipio en el contexto histórico de aquella época». Según Martínez, tras la expulsión de los moriscos en el año 1609, gran parte del territorio valenciano quedó despoblado. Los dueños de los señoríos de la zona, preocupados por no tener mano de obra, contrataron gente de otros puntos del país, «los primeros que llegaron fueron los de las tierras más cercanas, las Islas Baleares».

El temor por una nueva invasión desde el norte de África provocó que se idease un sistema de defensa de la costa por posibles ofensivas. «En Xàbia era importante aplicar este método porque era la zona más saliente de la costa mediterránea», remarcan. A lo largo de la costa xabiera se colocaron estratégicamente cinco puntos de vigilancia: la Torre de San Antón, situada en el Cap de Sant Antoni; la Mezquida, que estaba en el puerto; la del Castell de Sant Martí, ubicada en el Arenal; la Torre del Descobridor, que los miembros del Cirne creen que se trata de la que se sitúa en el Portitxol; y la Cala Blanca, «que pensamos que es la del Ambolo».

Respecto a la guarnición, el documento recoge algunos datos personales de sus integrantes como el nombre, su origen y edad, su cometido e incluso, en algunos casos, se indicaba algún rasgo físico singular con los que poder identificarlos. «Era el caso de Vicente Morató, que era natural de Xàbia, de 44 años, servia como soldado y se le definía con buen cuerpo, señal en medio de la cabeza», explica el secretario de Cirne, Toni Espinós.

En los escritos del legajo se aprecia que los primeros vigilantes eran nacidos en Xàbia, aunque con el paso de los años la mayoría llegaron de otros puntos del país. Espinós indica que «muchos de ellos procedían de Ibiza como Juan Roig, de 48 años, un soldado de a pie al se le describía como un hombre mediano de cuerpo; o Bartolomé Torres, de 40 años que se le reconocía por ser barbiblanco». En estos últimos casos, lo que todavía se desconoce, apuntan desde la fundación, es «si a esta gente se la había contratado explícitamente para trabajar aquí o eran personas que habían repoblado la zona antes de empezar su nuevo cometido en el municipio costero».

La autoría del documento, por el momento, es también una incógnita, aunque no se descarta que fuese de ámbito municipal, pues «en el documento aparece el nombre de Juan Bas, de quien se decía que era el requeridor de la zona, una figura que se asemeja a la del actual alcalde. Tampoco se atreven a explicar cómo el documento llegó a los archivos de un anticuario en el País Vasco. Según señalan, «sabemos que durante la guerra se destruyeron muchos archivos de Xàbia, pero la gente pudo conservar otros tantos, uno de ellos pudo viajar hasta al norte, aunque desconocemos la razón».

Tanto estas averiguaciones como el contenido del nuevo documento que ya descansa en las instalaciones del Cirne, la asociación los ha puesto a disposición de «cualquier persona que quiera realizar un estudio». Según Espinós, el material tiene diferentes vertientes para ser analizado, ya que «puede investigarse sobre la toponimia, la historia de cada uno de las personas que aparecen en el documento o incluso las características económicas de la época al comparar los sueldos que recibían con los precios que se pagaban. Hay una infinidad de posibilidades que nosotros queremos dejar abierta a los investigadores».

Más

Fotos

Vídeos