«Es el reconocimiento al esfuerzo de nuestros abuelos y nuestros padres»

Los dos premiados junto al resto de restauradores nominados en los premios. / LP
Los dos premiados junto al resto de restauradores nominados en los premios. / LP

Las hijas de 'El Pegolí' de Dénia muestran su satisfacción por el Premio Plato al relevo generacional, mientras que Miquel Ruiz gana el de mejor cocinero

B. ORTOLÀ DÉNIA.

La cocina de Dénia está una vez más de enhorabuena. Dos de sus restaurantes más conocidos, El Pegolí y El Baret de Miquel, consiguieron el domingo en Elche el 'Premio Plato 17' que concede la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante (Apeha).

El primero de ellos fue merecedor del galardón al 'relevo generacional', que recibieron Mª Luz y Mª Ángeles Piera, las hijas del genuino Pepe Piera 'El Pegolí', impulsor del ya famoso y conocido 'menú de Dénia', compuesto por la gamba roja y el arròs a banda.

El veterano restaurador, recientemente nombrado Hijo Adoptivo de Pego, decidió dar un «paso atrás» hace poco más de ocho años para dejar las riendas del local situado en Les Rotes a sus dos hijas. Estas asumieron «el reto de preservar la esencia que con tanto mimo consiguieron primero nuestros abuelos y después nuestros padres». Gracias a su buen hacer, desde entonces han conseguido mantener intacto el legado de su progenitor, cuya máxima siempre fue trabajar con los mejores productos del mercado. Un trabajo diario con el que han conseguido que el restaurante siga en la actualidad en el Olimpo de la gastronomía mundial.

Mª Ángeles y Mª Luz no renunciaron a las raíces, pero quisieron reflejar su carácter en el local. «Seguimos con la tradición que nos inculcó nuestro padre y que hizo tan famoso a 'El Pegolí', pero sin dejar de innovar y mejorar nuestro trabajo cada día», recalcaron.

En cuanto al retiro de su primogénito de la primera línea, aseguraron que «siempre cuentan con su apoyo, ayuda y consejos».

El segundo galardón que consiguió el municipio de Dénia en la gala de Apeha fue el de 'Mejor cocinero 2017' para Miquel Ruiz, dueño del exitoso Baret de Miquel. Ruiz es conocido por renunciar a las estrellas Michelin después de haber conseguido una en el año 1998 al frente de La Seu de Moraira y cuando aspiraba a la segunda.

En su local, que como reza en su web, «hace esquina» entre las calles Historiador Palau y Sant Josep, consiguió librarse de la presión de la alta cocina para adaptarla a su nueva vida más pausada y tranquila, sin renunciar ni un ápice a la calidad. Un estilo con el que ha mantenido el éxito que consiguió en su proyecto Michelin, pues en su libro de reservas no hay una mesa libre hasta enero, a excepción del último sábado de mes, en el que no hay cita previa.

Otras nominaciones

La gastronomía dianense tuvo mucho más presencia en el certamen de los Premios Plato 2017. Hasta un total de ocho categorías de las 12 contaron con representación hostelera de la capital de la Marina Alta. El restaurante Casa Federico quedó finalista en el galardón 'Alicante City and Beach a la Mejor Arrocería', mientras que el Pont Sec optó al de 'Ciudad de Elche a la Mejor Cocina Autóctona'. La Tasca Eulalia también fue finalista en apartado de 'Mejor Bar/Cafetería' y el Restaurante Mena quedó entre los finalistas a la 'Mejor Promoción de Vinos Alicante DOP'. Los últimos dos nominados fueron José Antonio Navarrete, del restaurante Quique Dacosta, que optó al premio al 'Mejor Sumiller', y Constatino Kopropoulos, de Punta Negra, que quedó finalista en el apartado de 'Mejor Jefe de Sala'.

Estos reconocimientos «demuestran la calidad y la influencia de Dénia y la comarca en la gastronomía», apuntó Reme Cerdá, gerente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta.

Fotos

Vídeos