El PSPV acusa al alcalde de Castell de Castells de facturar a empresas de familiares

El munícipe asegura que una de las mercantiles ya estaba contratada desde 2006 y la otra lo estuvo cuando los socialistas estaban en el gobierno

B. ORTOLÀ CASTELL DE CASTELLS.

Desde que el PSPV de Castell de Castells dejó sólo al que era su socio de gobierno, Units Per Castells (UPC) al frente del Ayuntamiento, la relación entre ambas formaciones ha ido empeorando. Hasta tal punto que ahora los socialistas han denunciado esta semana ante la Agencia Valenciana Antifraude al alcalde, Vicente Tomás Estalrich, por «facturar al consistorio a través de una mercantil de su hermano y a otra de su cuñada. Según apuntaron desde las filas del PSPV comarcal, el munícipe «autorizó el pago de hasta doce facturas, alguna superior a 400 euros, a la empresa propiedad del hermano del primer edil, que se dedica, en realidad, a la exportación de bebidas». Los socialistas aseguraron que el propio munícipe «admitió que la empresa estaba facturando por realizar trabajos de asesoría laboral».

Respecto a la mercantil de su cuñada, aseguraron que el ejecutivo local ha contratado en dicha compañía las pólizas de seguro del Ayuntamiento «desde años anteriores y asciende para el 2017 a 4.995 euros».

Por todo ello, apuntaron desde el PSPV, «la Agencia Valenciana Antifraude ha solicitado al Ayuntamiento la documentación necesaria para poder esclarecer este presunto caso de prevaricación administrativa y de tráfico de influencias».

Ante tales acusaciones, el primer edil afirmó ayer que desde las filas socialistas «cuentan medias verdades». Respecto a la primera acusación, referente a la compañía de su hermano, Tomás Estalrich matizó que se trata de una mercantil que pertenece a cuatro propietarios, entre los que se encuentra su hermano, «cada uno tiene un 25% de participación».

Además, aclaró que la empresa cuenta con cinco licencias de actividad diferentes: «Es cierto que una de ellas es la de comercio al por mayor y por menor de bebidas, pero también cuentan con otra que les autoriza a la prestación de servicios de actividades de gestión y administración». El munícipe aclaró que este negocio ofreció sus servicios al ejecutivo de Castell de Castells desde julio de 2015 hasta octubre de 2016, «cuando el PSPV estaba también en el gobierno». Asimismo, «cuando se realizaron los trabajos, no había ninguna ley que lo impidiese y en 2016 se buscó otra empresa que los sustituyera».

De hecho, incidió, «hemos intentado ajustar mucho más los precios para que le costase menos al Ayuntamiento».

Respecto a la segunda acusación, Vicent Tomás Estalrich reveló que la empresa a la que se refieren, la de su cuñada, mantiene una relación laboral con el Consistorio desde 2006, «antes de que yo fuese alcalde». También hizo hincapié en que no tiene ninguna participación en dicha compañía y remarcó que se trata de un agente que trabaja en exclusividad con una mutua, «que es a la que el ayuntamiento paga».

El alcalde de Castell de Castells se mostró preocupado por «unas acusaciones que no se sostienen, porque el Ayuntamiento también ha contratado los servicios de personas afines a los que ahora están acusando de estas prácticas y en esas ocasiones no se ha criticado». Para el primer edil, es «normal que se contrate a gente del municipio donde tan solo somos 400 habitantes».

Fotos

Vídeos