Propietarios de la Marjal solicitan a la fiscalía la paralización de la explotación de sus tierras

Una de las cosechadoras durante la siega de arroz de hace varios años en la marjal de Pego. / B. Ortolà
Una de las cosechadoras durante la siega de arroz de hace varios años en la marjal de Pego. / B. Ortolà

Aseguran que un grupo de productores sigue cultivando en sus parcelas sin tener su autorización, ni pagar arrendamiento

B. ORTOLÀ PEGO.

A escasas semanas de iniciarse la siega de arroz, siguen creciendo los problemas para la Comunidad de Regantes de las tierras arrozales, encargada del manejo de las aguas de la Marjal de Pego. El grupo de propietarios que reclama el pago de un alquiler por el uso de sus tierras para el cultivo del cereal ha decidido dar un paso más y solicitar a la fiscalía de Dénia la «paralización de la explotación de sus propiedades, así como el derecho legitimado de poder elegir libremente sobre el destino de las mismas».

Según indican, este grupo de productores sigue cultivando arroz en sus propiedades «en contra de su voluntad sin contar, en ningún caso, con autorización verbal, ni escrita, ni por medio de contrato de arrendamiento alguno».

Además, aseguran tener constancia de algunos casos en los que sí se llegó a un acuerdo temporal de ocupación de propiedades para el labrar el arroz. Un uso que se sigue ejerciendo a pesar de que «la temporalidad ha finalizado y nadie les ha preguntado si consideran bien renovar estos arrendamientos», recalcan.

Estos dueños de terrenos también acusan a este sector de productores de estar cobrando las ayudas PAC «sin permiso por nuestra parte y sin disponer de contrato de arrendamiento ni de aparcería». Por esta razón, han enviado una solicitud a la Conselleria de Agricultura para que bloquee el pago de estas ayudas que se destinan por sus propiedades, «para que estas personas no las cobren». Aunque dicha petición, comentan, todavía no ha sido tramitada, ya que «agosto es prácticamente un mes inhábil para la administración».

Otra de las acusaciones de este grupo tiene como objetivo una empresa que se encarga de la labranza en una zona de la marjal de cierta extensión. Según indican, dicha compañía «está desviando agua de uso público o privado del cauce del río Racons, amparándose también en la tolerancia del grupo que se auto denomina junta gestora de la comunidad de regantes, órgano deslegitimado por una asamblea como marca los estatutos de la misma».

Asimismo, aseguran que los cultivadores se están beneficiando del retraso de la puesta en marcha del proyecto de reparcelación de la marjal. Con esta actuación, apuntan, muchos dueños verían permutada su tierra, que actualmente se sitúa en zona protegida, por otra en la zona de cultivo. Al no poder trabajar las tierras en esta primera zona, a los productores no les interesan, por lo que los dueños no tienen ninguna posibilidad de alquilarlas y sacar beneficios. Además, el valor de éstas frente a las que se sitúan en zona cultivable es muy inferior.

Sin presidente

Todas estas quejas, apuntan los propietarios afectados, fueron transmitidas en diferentes asambleas generales, pero «los cultivadores han hecho caso omiso». Señalan, además, que desde noviembre de 2016 la comunidad «no dispone de presidente ni de junta legitimada por la asamblea» y acusan a este grupo de productores de «tomar una serie de decisiones sin la acreditación pertinente de propiedad tal y como indican los estatutos y sin acuerdo de ninguna asamblea».

Ante estas acusaciones desde la Comunidad de Regantes apuntan que actualmente existe un presidente provisional. Según dicen, en la última asamblea se acordó realizar un «censo real» de los propietarios de la marjal, pero han encontrado una serie de trabas para confeccionarlo. Comentan que recurrieron al Ayuntamiento de Pego, a la Confederación Hidrográfica del Júcar o la Conselleria de Agricultura, «pero todos aseguraron no poder facilitar esta información debido a la Ley de Protección de Datos».

En cuanto al pago de alquileres, el actual presidente, Elies Siscar, aseguró que la comunidad «nunca ha negado a nadie a que se le pague, si hay alguien a quien le pasa, que venga a comunicármelo a mí». Respecto al cobro de las ayudas PAC, Siscar reprochó las criticas de los propietarios: «¿Qué han hecho ellos para cobrarlas?». Además aseguró que «nunca se han movido, ahora que funciona la marjal es cuando quieren».

Fotos

Vídeos