Las primeras crías de águila pescadora se introducirán en el paraje del Montgó en Xàbia

Colodro, Rodríguez y Sala junto al alcalde de Xàbia, José Chulvi, y la concejal de Medio Ambiente, Doris Courcelles, en la presentación. / LP
Colodro, Rodríguez y Sala junto al alcalde de Xàbia, José Chulvi, y la concejal de Medio Ambiente, Doris Courcelles, en la presentación. / LP

El proyecto incluye proteger el tendido eléctrico de la Marjal de Pego-Oliva para facilitar la recuperación del ave rapaz

B. ORTOLÀ XÀBIA.

El parque natural del Montgó ha sido el punto escogido para arrancar con el proyecto de la reintroducción del águila pescadora en la Comunitat Valenciana, en concreto la zona de Xàbia. Según explicaron ayer dos de sus responsables, Joan Sala, presidente de la Junta Rectora del Parque Natural del Montgó, e Itziar Colodro (de la empresa especializada en actividades en el medio natural Magic & Nature), el estudio previo ha determinado que punto idóneo para la reinserción es en un lugar cercano al antiguo cuartel de Carabineros en La Plana.

Según Sala, la intención es que las aves «estén cerca del acantilado del Cap de Sant Antoni para que se inicien en los vuelos y puedan pescar y alimentarse por sí mismos». La metodología escogida para el proceso es la de 'hacking', es decir, introducir a las crías recién nacidas en dicho entorno para hacerlas creer que han nacido allí. Y se hará por fases.

De los diez polluelos que anidarán en la zona de Xàbia, primero se introducirán cuatro llegados de Andalucía, «para poder rectificar si hay fallos», detalló Sala. Posteriormente se introducirán los otros seis y más adelante los 10 que vivirán sus primeros meses de vida en la Marjal de Pego-Oliva.

El punto escogido en Xàbia, La Plana, apuntó Sala, «es idóneo porque es una zona donde no existen tantos riesgos si el pequeño animal falla en su primer intento de volar». La zona también está situada relativamente cerca del campo de tiro, aunque según indicaron los expertos, «siempre que se respete el espacio de los animales no habrá problemas ya que éstos, desde pequeños se habitúan al entorno en el que viven, por lo que los disparos no les van a incomodar».

Tendido eléctrico

Lo que sí que es una preocupación para los expertos es la presencia del tendido eléctrico tanto en Xàbia como en la Marjal pegolina, aunque es en este último enclave donde la situación resulta más preocupante.

Según comentó el director de ambos parques, Joseba Rodríguez, la Marjal está atravesada por numerosas torres eléctricas que no cuentan con la protección necesaria, por lo que aumenta la peligrosidad para las aves. Para solventar este problema, indicaron, han llegado a un acuerdo con la empresa que suministra la electricidad en la localidad, para que ponga remedio.

En un principio, apuntaron, se barajó la posibilidad de soterrar el cableado, pero el presupuesto era demasiado elevado. Por lo que finalmente la empresa, que correrá con los gastos, se decantó por proteger el cableado, del mismo modo que ya se hizo en la zona del Montgó. Con una medida como esta, indicó Joan Sala, «se ha conseguido reducir hasta en un 85% los incidentes en la zona de Andalucía».

En cuanto al Montgó, el presidente de la Junta Rectora aseguró que la mayoría del cableado ya cuenta con las protecciones, «tan solo falta por cubrir el que se vio afectado por el incendio».

Fotos

Vídeos