Preocupación entre los comerciantes de Dénia por los robos y la presencia de carteristas

La calle Marqués de Campo es una de las calles de acción de los ladrones durante los meses de verano debido a su afluencia. / Alba cobos
La calle Marqués de Campo es una de las calles de acción de los ladrones durante los meses de verano debido a su afluencia. / Alba cobos

Los empresarios aseguran que el aumento de hurtos está acrecentando la mala imagen de la ciudad entre los turistas

B. ORTOLÀ DÉNIA.

Desde hace unos meses los empresarios de Dénia abren sus negocios con temor. Los robos y hurtos en los negocios y las calles del centro urbano han aumentado en las últimas semanas, creando cierta preocupación entre los comercios.

El pasado mes de junio se produjeron varios atracos a diferentes negocios de la localidad. Se trata de los denominados 'express', en los que normalmente dos ladrones entran provistos con una pistola (que en los comercios no saben si son o no de fogueo) y un martillo. Su intención es conseguir el dinero de la caja de forma rápida. No suelen tardar más de cinco minutos. Según explicaron desde la asociación de comerciantes, los cacos siempre usan el mismo patrón.

El último de los robos se produjo en junio, aunque temen que en agosto vuelvan a producirse nuevos casos, «el próximo mes siempre es complicado, porque la ciudad recibe a mucha mas gente».

Aunque los robos intimidan, el empresario de Dénia está mucho más preocupado por los hurtos que se producen tanto en sus negocios como en las calles céntricas de la localidad.

Estos pequeños robos que realizan «carteristas especializados» son constantes en las zonas y días en los que se celebran mercado. Aunque en las últimas semanas los profesionales de lo ajeno han perdido el miedo y ya actúan incluso dentro de los comercios.

Uno de los últimos casos se produjo en una céntrica administración de lotería. Según explicó el dueño del negocio, la víctima se encontraba realizando una compra cuando se le acercaron tres mujeres de mediana edad. A los pocos segundos se fueron y se llevaron consigo la cartera de la víctima. Poco después localizaron a una de las ladronas, que en los próximos días se someterá a un juicio.

Aunque los comerciantes aseguran que a estos cacos especializados «no les preocupan mucho los juicios, porque se declaran insolventes y saben demasiado bien que les soltarán en poco tiempo, el problema lo tenemos con la justicia».

El objetivo de estos ladrones especializados en robar carteras son generalmente turistas y personas mayores. Los comerciantes apuntan que ha aumentado el número de hurtos en las puertas de las entidades bancarias. Los cacos «aprovechan el descuido de las personas más mayores que van a sacar el dinero de su pensión».

Otro de los problemas para muchos de los comercios dianenses es el aumento de vendedores ambulantes y «timadores». Según explican existen muchas personas dedicadas a vender «baratijas» que en muchas ocasiones «intimidan a los transeúntes».

Apuntan que además ha proliferado el número de personas que piden dinero: «se inventan algún tipo de excusa, que son miembros de alguna organización o que necesitan para alguna buena causa, pero lo único que quieren es estafar a la gente».

Mala imagen

Los comercios de la capital de la Marina Alta se muestran preocupados por la mala imagen que provoca la proliferación de estos delitos menores. Según apuntan «si un turista es víctima de un robo en nuestro negocio, es muy probable que no vuelva a venir otra vez».

Para poner freno a esta situación, los empresarios explican que han empezado a organizarse. La mayoría de los miembros de la asociación de comerciantes ha montado una patrulla a través de los teléfonos móviles y la redes sociales para alertarse entre ellos de los ladrones que merodean en los negocios.

Apuntan además que están en constante contacto con los miembros de la Policía Local, aunque lamentan que actualmente «no haya suficientes efectivos para poder vigilar con garantías la ciudad».

Por su parte, desde los servicios de seguridad del municipio aseguran que son conscientes de los últimos casos, así como de la presencia de carteristas en los puntos de más afluencia. Aunque afirman que «no se trata de números preocupantes».

Para evitar ser víctimas de un hurto, apuntan que hay que extremar las precauciones, mantener siempre los bolsos y carteras a buen recaudo.

En cuanto a los atracos, aseguran que lo primordial es mantener la calma. Generalmente, apuntan, «a pesar de la violencia con la que actúan los ladrones, tan solo les interesa conseguir el botín». Por ello recomiendan, no tener mucho dinero en las cajas registradoras, hacer casos a las exigencias de los ladrones e intentar quedarse con los máximos detalles para registrar posteriormente la denuncia.

Fotos

Vídeos