Poble Nou de Benitatxell estrena la recuperada senda de ancestral de la Serp

Imagen de la recuperada senda ancestral de la Serp en el término municipal de Benitatxell. / LP
Imagen de la recuperada senda ancestral de la Serp en el término municipal de Benitatxell. / LP

La Asamblea de Jóvenes son los primeros en recorrer la ruta habilitada por el consistorio como sendero turístico con una inversión de 7.042 euros

R. B. BENITATXELL.

La Asamblea de Jóvenes del Poble Nou de Benitatxell han sido los primeros en estrenar la recuperada senda ancestral de la Serp. Un camino que ascendía a los bancales, corrales y horno del cal del Puig de la Llorença y que el Ayuntamiento ha habilitado como sendero turístico. Una intervención que ha supuesto una inversión de 7.042 euros.

Los jóvenes disfrutaron de una ruta que toma el nombre de las formas serpenteantes que caracterizan las crestas que nacen a los pies del Puig Llorença, justo desde donde parte el camino sinuoso que daba acceso a los bancales de cultivo, corrales y hornos de cal.

El uso tradicional de la senda era el de facilitar el desplazamiento a pie entre diversos espacios de la montaña. Gran parte de los bancales del Puig Llorença fueron construidos por los moriscos al ser desposeídos de sus tierras por los cristianos. Tras su expulsión en 1609, los bancales fueron abandonados. Durante el siglo XIX las exportaciones masivas de pasas hacia el Reino Unido reavivaron la plantación de viñedos.

Según explicó el concejal de Turismo, Manolo Segarra, «los bancales conquistaron las montañas, de ahí la importancia de la ruta de la Serp. La exportación se intensificó a finales del siglo XIX pero la plaga de la filoxera provocó el abandono masivo de las tierras. Ahora, las vides se cultivan en las tierras bajas, pero esta senda tradicional puede ofrecernos muchas cosas interesantes como la ruta de senderismo».

Junto a los bancales y corrales, la ruta de la Serp también era el principal acceso al horno de cal. Se elaboraba calentando la piedra a más de mil grados durante una o dos semanas.

Este horno, explicó el edil de Turismo, producía entre treinta y cincuenta toneladas de cal. Se utilizó hasta los años cincuenta. Se encendía la primera quincena de agosto ya que la cal se utilizaba poco después para escaldar la pasa.

Fotos

Vídeos