PLAYEROS

JESÚS REINA

Todos los días hemos recogido plásticos del agua, un problema de difícil solución que acaba descomponiéndose en trazas imperceptibles incorporadas a la cadena trófica, aunque de momento, sin excesivo peligro para la salud. Del problema de estos residuos también daría buena cuenta la tortuga rescatada la semana pasada en aguas de Xàbia.

Mirando al mar me avisaron de una meritoria acción de Costas en el cordón dunar entre los ríos Molinell y Vedat, por lo que me decidí a dar una vuelta por allí, atravesando primero el magnífico complejo de l'Aigua Morta, entre apartamentos, golf y caballos. Hace tiempo presenté un proyecto de restauración dunar para uno de los campings de la zona, y ahora el Ministerio muestra tener la sensibilidad ambiental que se le atribuye al ejecutar parcialmente la idea, destinando parte de la playa a la protección de la zona de embriones dunares, evitando con ello la fragmentación del arenal, a la vez que se favorece la nidificación del famoso chorlitejo patinegro.

Pero nuestra playa favorita es la del Marge Roig al Faralló, precisamente donde un gobierno para las personas ha decidido gastarse casi 200.000 euros de nuestro presupuesto en un efímero evento gastronómico, demostrando que las vedetes de la alta cocina se cotizan tanto como la gamba roja. Mi hijo pequeño está al corriente y, como también es de buen yantar, no dudó en preguntarme si nos darían de comer gratis. Contesté con evasivas, explicándole un no sé qué del rey del pollo frito.

Los vecinos de les Deveses terminaron la semana formado una cadena humana para pedir servicios urbanos y que se regenere su playa, pero lo veo bastante complicado, porque la movida está en otros rollos más creativos. Según mis cálculos, con el coste de ocho de esos festivales restaurábamos toda la playa de Dénia que todavía es susceptible de recuperar, por lo que habrá que esperar al próximo temporal de invierno.

Fotos

Vídeos