Más de mil personas arropan a los legionarios de Barcelona en la procesión de Ràfol d'Almúnia

Multitud de personas acudieron a Ràfol d'Almúnia a ver a los legionarios portar el paso del Cristo del Amparo en la procesión del Santo Entierro. / Tino Calvo
Multitud de personas acudieron a Ràfol d'Almúnia a ver a los legionarios portar el paso del Cristo del Amparo en la procesión del Santo Entierro. / Tino Calvo

El público aplaudió a los 63 integrantes, entre ellos tres mujeres, que portaron y acompañaron al Cristo del Amparo durante el Santo Entierro

B. ORTOLÀ/R. GONZÁLEZ RÀFOL D'ALMÚNIA.

La comarca cerró anoche los actos propios de la Semana Santa para dar paso el domingo a la Pascua de Resurrección. Este año ha habido un municipio cuyos actos han desplazado a los celebrados en Pego y Ondara, lugares donde esta festividad tiene mucho arraigo. En Ràfol d'Almúnia, con una población de más de 600 habitantes y gobernada por Compromís, más de mil personas siguieron la procesión del Viernes Santo, que contó con la presencia de los Caballeros Legionarios de Barcelona que portaron el Cristo del Amparo entre los aplausos y vítores del público.

La hermandad militar que ha sido foco de atención recientemente por la polémica creada en Palafolls (Cataluña) donde procesionaron el Jueves Santo pese a los gritos y voces en contra de su presencia en este municipio, estuvieron arropados por numerosas personas de toda la comarca que acudieron a Ràfol a ver este acto.

Sobre las 20 horas llegaron en autobús hasta el pabellón del pueblo los legionarios procedentes de Barcelona. Se cambiaron y acudieron a la monta de guardias de 'Ultima Legio Hispaniae' de Pego al Cristo Yacente en la iglesia de San Francisco de Paula. Posteriormenre, a las 22 horas, comenzó la procesión del Santo Entierro, a cuyo frente fue el Cristo del Amparo, acompañado por la Hermanada de los Antiguos Legionarios de Barcelona, con sus banderines y banda de tambores y cornetas. El grupo que portaba y acompañaba a la imagen estaba formado por 63 legionarios, entre ellos tres mujeres.

A lo largo del recorrido cantaron su himno, 'El novio de la muerte', ante multitud de personas que les ovacionaban. Los flashes de cámaras de fotos y móviles fueron constantes para inmortalizar el momento.

Tras este paso, desfiló la Verónica con los romanos, el paso de la Cruz de las Insignias, estandarte y vestas del Santísimo Cristo del Amparo, los hombres de paisano, Santo Sepulcro, escoltados por la centuria romana 'Ultima Legio Hispaniae' y el estandarte de la Virgen de los Dolores, mujeres de paisano, vestas y el paso de la Virgen. Cerró la procesión de anoche la banda de cornetas Scuamm de Cullera.

Los legionarios se mostraron encantado de estar en Ràfol y del gran recibimiento que tuvieron, con contrastó con algunos insultos que les lanzaron el Jueves Santo en Palafolls.

Otras localidades de la Marina Alta también vivieron con gran fervor sus procesiones del Santo Entierro. En Pego, ayer por la mañana se celebró el Vía Crucis y por la noche llegó en momento del Santo Entierro. La procesión la abrió la Cruz de las Insignias, seguida de la Oración del Huerto, el Cristo de la Columna, Jesús de Medinaceli, Jesús Nazareno, el Cristo de la Providencia, la Virgen de la Piedad, la Virgen de los Dolores y el Santísimo Ecce-Hommo con la imagen del Cristo Yacente.

En Dénia, tras el Vía Crucis del miércoles y la procesión de la Pasión del jueves, ayer se produjo uno de los momentos más solemnes. A pesar del fresco ambiente y de las nubes amenazadoras, cientos de personas se dieron cita en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción para presenciar la salida de los pasos de Jesús Nazareno y de la Virgen de los Dolores. Cerró el séquito la imagen de la Santíssima Sang. Tras recorrer las calles Diana, Pare Pere, plaza Valgamediós y Loreto, los pasos llegaron al Convento de las Agustinas.

La parroquia de Nuestra Señora de las Nieves fue el punto de partida y el final de los pasos que salieron a procesionar en Calp. Mientras que en Xàbia el Santo Entierro se desarrolló por las calles del Centro Histórico.

Y mientras en los distintos municipios se vive hoy la solemne vigilia pascual, en Teulada Moraira el Auditori acoge una tarde de música sacra a partir de las 19 horas. La primera parte, denominada «Un paseo por la ópera», está protagonizada por la laureada soprano Cristina Toledo, que interpretará arias del mundo de la lírica con obras de Mozart, Puccini, Verdi, Bizet y Massenet. Estará acompañada por la Orquesta Sinfónica de la UCAM. A continuación, tendrá lugar el estreno de España del 'Réquiem' del galés Karl Jenkins, a cargo de la Orquesta Sinfónica de la UCAM y la Coral Discantus. Una original mezcla de estilos y culturas que incluye cinco poemas kaiku japoneses.

Más de 140 profesionales harán vibrar la sala sinfónica de este espacio cultural.

Fotos

Vídeos