Pego estudia hacer una protesta para exigir más seguridad en el cruce del Hostal Sant Jaume

Varios vehículos circulan por la intersección entre la CV-678 y la carretera nacional 332, zona conocida por los pegolinos como el cruce del Hostal Sant Jaume. / B. Ortolà
Varios vehículos circulan por la intersección entre la CV-678 y la carretera nacional 332, zona conocida por los pegolinos como el cruce del Hostal Sant Jaume. / B. Ortolà

El Consistorio baraja la posibilidad de cortar la CV-678 para realizar una manifestación pero cree que Subdelegación denegará la petición

B. ORTOLÀ PEGO.

En el municipio de Pego están perdiendo la paciencia tras los últimos accidentes de tráfico ocurridos en la intersección entre la carretera CV-678 y la N-332, punto conocido por los vecinos como el cruce del Hostal Sant Jaume. Una situación que ha llevado al ejecutivo local a dar un paso más en su intención de realizar un acto reivindicativo para pedir que el proyecto de mejora viaria en la zona, paralizado desde el año 2015, se reanude. Una de las iniciativas que el consistorio está barajando es la de manifestarse en el mismo cruce para que se mejore la seguridad, realizando un corte de la carretera durante unos minutos. Se trata de una posibilidad que, según reveló ayer el alcalde, Enrique Moll, «se está estudiando junto a otras alternativas».

El primer edil explicó que desde el ayuntamiento pegolino han enviado una consulta a la Subdelegación del Gobierno para «conocer las posibilidades reales de cortar la carretera y llevar a cabo una manifestación el próximo mes de septiembre en este punto del vial», aunque comentó que todavía no han recibido ninguna respuesta.

Pero Moll no es muy optimista respecto a que se pueda llevar a cabo la protesta en la N-332. Según dijo, el alcalde de Oliva, David González, le comentó durante una conversación distendida la dificultad de cortar dicho punto de la carretera. «Me explicó las dificultades que tuvieron a la hora de solicitar el corte de la vía a su paso por Oliva para celebrar los Moros y Cristianos, por lo que bloquear el paso en este punto en el que pasan tantos coches en el periodo veraniego puede que sea imposible, aunque no descartamos la posibilidad», señaló Moll.

Por su parte, el primer edil de Oliva aclaró que, de momento, no se está preparando una acción conjunta de protesta con el consistorio de Pego. Aunque reconoció haber entablado unas palabras con su homólogo pegolino sobre el tema.

En cuanto a la posibilidad de convocar una manifestación, González se mostró a favor de seguir los cauces del proyecto de la futura construcción. Según el alcalde del municipio de la Safor, actualmente se está redactando la modificación del proyecto que contempla un paso elevado que conectará la carretera CV-678 con la zona de la playa, «para que los vecinos de Pego no tengan que pararse en ninguna intersección». Aunque matizó que, pese a que «sigue a su ritmo, es un proceso largo».

Si finalmente la Subdelegación de Gobierno deniega la posibilidad de manifestarse y cortar la carretera, el ejecutivo pegolino no descarta otras opciones. Según Moll «podemos hacer la manifestación frente a su sede o buscar otras alternativas para conseguir que nos escuchen y lleven a cabo un proyecto que permita a los vecinos de Pego llegar a la playa sin tener que preocuparse por su seguridad cuando pasan por este punto negro».

Más de 1.400 firmas

El sector político no es el único está moviendo ficha para conseguir la ansiada «conexión segura». Los vecinos también han iniciado una campaña a través de las redes sociales para solicitar que se de solución a un problema que «con el que llevamos demasiados años conviviendo».

En dicha solicitud instan al Ministerio de Fomento a agilizar la construcción de «una rotonda o un paso elevado sobre la N-332 que daría mucha seguridad a las personas que habitualmente tienen que utilizar este recorrido». Tras poco más de cuatro días, la solicitud ya supera las 1.400 firmas.

Fotos

Vídeos