Pego encarga un estudio multidisciplinar para poner en valor y recuperar el Castell d'Ambra

Los restos del Castell d'Ambra se sitúan en la cima de la montaña con el mismo nombre a 264 metros del nivel del mar. / A. Garcia

El proyecto contempla trabajos arqueológicos y arquitectónicos, entre otros, para conservar la denominación de Bien de Interés Cultural

B. ORTOLÀ PEGO.

El municipio de Pego ha dado luz verde al Plan Director del Castell d'Ambra. Se trata de un proyecto de recuperación que el gobierno ha puesto en marcha con la intención de poner en valor este enclave histórico situado en la cima de una de las montañas que rodea la localidad. Según explicó la concejal de Cultura, Laura Castellà, el ejecutivo local ha encargado un estudio multidisciplinar con el que se pretende investigar sobre la historia del castillo, del siglo XIII, así como del entorno en el que se sitúa, «tanto la fauna como la flora con la que convive».

El estudio contemplará, además, un apartado dedicado a la arqueología «para encontrar vestigios de la época y conseguir definir su historia», y otro a la vertiente arquitectónica «para intentar conocer un poco más cómo era esta fortificación y poder obtener recreaciones». Aunque Castellà matizó que no se va a realizar ninguna reconstrucción en la zona. «Apenas quedan restos del edificio, la gente no debe esperar ver un castillo como pueden tener otros municipios de la comarca», señaló.

Otra parte importante del trabajo será definir un plan de difusión «con el que mejorar la promoción de la zona y atraer a visitantes».

La edil aseguró que se trata de un trabajo «ambicioso porque el objetivo final es conservar la denominación de Bien de Interés Cultural (BIC) que tiene nuestro castillo». Castellà comentó que el consistorio está confeccionando un equipo de técnicos para llevar a cabo este ambicioso proyecto. Uno de los integrantes de este grupo será el historiador municipal, Miquel Almela. La regidora matizó que la decisión de llevar a cabo una investigación multidisciplinar fue uno de los requisitos que impuso la Conselleria de Cultura para dar su visto bueno.

En cuanto a la duración del proyecto, Castellà apuntó que la estimación es de poco más de un año y medio, «hay que tener en cuenta que hay muchos campos de estudio abiertos que al final deberán conectados entre ellos». Sin embargo, no reveló el coste total de la actuación. «Todavía faltan contabilizar algunas partes del estudio, cuando estén listas daremos detalle de ello», apuntó. Lo que sí aclaró es que será el propio ayuntamiento el que corra con los gastos.

La concejal de Cultura explicó que durante el periodo de trabajo no se podrán realizar visitas al castillo, «para no interferir en las tareas de los técnicos, ya que podría verse alterado el entorno».

El estudio multidisciplinar que se ha encargado es una medida más que el consistorio pegolino toma para revitalizar la fortificación del siglo XIII. El pasado mes de abril ya se dio un primer paso cuando los bomberos retiraron el viejo repetidor y el pararrayos que habían quedado en desuso y alteraban el perfil del monumento.

Fortaleza militar de Al-Azraq

Situado a una altura de 264 metros del nivel del mar, el Castell d'Ambra es una edificación musulmana de 1220 que tuvo especial relevancia en la revueltas mudéjares capitaneadas por al caudillo de la zona Al-Azraq. Tras pasar por una serie de propietarios, en el año 1276 inició su decadencia al perder su importancia militar, que culminó en 1280 cuando se inició la construcción de una nueva villa amurallada.

Fotos

Vídeos