«Me voy a EE UU porque me dan la opción de estudiar y competir al tiempo»

La tenista dianense Silvia Bordes.
La tenista dianense Silvia Bordes. / J. Zamora

La deportista, número dos en la clasificación española júnior, se va a Florida para compaginar deporte y formación Silvia Bordes Tenista dianense

JAVIER ZAMORA dénia.

Silvia Bordes es una joven tenista dianense que el 23 de agosto cumplirá 18 años. Un aniversario que celebrará en Estados Unidos, concretamente en Florida, ya que se marcha a la universidad con una beca que le permitirá compaginar deporte y estudios. La dianense es la número dos en la clasificación española junior y ocupa el puesto 31 nacional en el ranking absoluto. Comenzó su andadura en el tenis con apenas cuatro años.

-¿Por qué eligió el tenis antes que el baloncesto o el balonmano?

-La verdad a balonmano nunca he jugado, sí que me lo planteé un año pero mis padres me pararon, ya que en ese momento ya jugaba a tenis y a baloncesto. La decisión entre el baloncesto y el tenis al principio no la tenía nada clara, pero un día me fui a mi madre y le dije que no quería seguir jugando a baloncesto porque no era serio y lo dejé. Así fue cómo al final me quedé con el tenis, por la disciplina. También parte de culpa de mi elección la tiene mi tía Ana, porque ella ya jugaba y yo la tenía como mi modelo a seguir.

-¿Pensó en sus comienzos llegar hasta donde ha llegado a nivel autonómico y nacional?

-La verdad es que no. Yo era la típica niña «grande» que no parecía que fuese a tirar mucho, pero gracias al trabajo que hemos hecho entrenadores, mi familia y yo, hemos conseguido que esté donde estoy, y espero que sea solo el principio.

-¿Una joven de su edad tiene que hacer muchos sacrificios para ser una buena jugadora de tenis?

-Sí, eso es algo que va ligado al deporte de competición, muchas noches de quedadas con amigas que no se pueden hacer porque al día siguiente juegas o simplemente tienes que estudiar porque sabes que tienes torneo esa semana y no te va a dar tiempo. Es duro a veces tener que renunciar, pero merece la pena.

-¿Es importante el apoyo que recibe de toda su familia?

-Importantísimo, son mi pilar fundamental. Mis padres hacen lo que sea para que yo pueda perseguir un sueño y la verdad es que se lo agradezco mucho. También están mis abuelos, Olegario y Rosamari, que me acompañan a donde sea para que pueda competir, y los otros abuelos, Juansa y Tere, que aunque no saben tanto de tenis están siempre apoyándome.

-¿Se pensó mucho su marcha a los EEUU?

-Pues realmente empecé a pensarlo en serio cuando me llegaron mensajes de entrenadores de las universidades de EEUU, cuando tendría unos 15 años. Fue entonces cuando mis padres y yo nos sentamos y vimos que era una gran oportunidad.

-¿Qué le llevo a tomar esta decisión?

-Creo que es una experiencia única, un tren que pasa una vez y si no lo coges se va para no volver. El principal motivo que me llevó a tomar esta decisión es que yo en ningún caso me quiero dejar los estudios, porque en el tenis, como cualquier deporte, has de tener una buena condición física y una lesión lo puede cambiar todo de la noche a la mañana. Y allí nos dan esa opción, estudiar y competir al mismo tiempo sin descuidar ninguna de las dos. Además, gracias a todo el esfuerzo, he tenido la opción de elegir entre universidades muy buenas y creo que la universidad a la que voy es una de las mejores, podemos hacer cosas grandes estos años.

-¿Qué es lo que más teme de su estancia en ese nuevo país?

-Temer a nada. Me da respeto irme allí, pero cuando fui en octubre a ver las universidades para tomar mi decisión conocí a las chicas del equipo y son increíbles, muy simpáticas, me hacían sentir como en casa. Creo que eso hace que yo esté más tranquila y segura de la nueva etapa que voy a empezar.

-¿Piensa que aquí su progresión estaba estancada?

-Para nada, al contrario, creo que estaba en un gran momento deportivo para mí, pero es una decisión que tomé porque no quería desaprovechar la gran oportunidad que tenía de una nueva etapa, de ver otro tipo de disciplina y seguir mejorando.

-¿Qué va a estudiar?

-Algo relacionado con la economía, lo tengo muy claro.

-¿Qué es lo que más va a echar de menos?

-Sin duda a mi familia y amigos, pero en especial a mi hermana y a mi tío Roberto. Ella, sin ser muy consciente porque solo tiene seis años, es la que más fuerza me da, y mi tío es como mi hermano, nos llevamos un año y nos hemos criado juntos. Y aunque nunca se lo digo, es como la base de mi pirámide, me da toda la tranquilidad que necesito en cada momento. Si pudiese meterlos en mi maleta me los llevaba detrás.

-¿Qué le diría a todos sus compañeros y compañeras del Club Tenis Dénia?

-Que sigan luchando por lo que quieren, aunque tengan que renunciar a ciertas cosas. Luego es gratificante ver que tus esfuerzos tienen un sentido. Trabajo y constancia, esa es la clave. Y que no olviden que aunque en la pista estamos solos, si miramos al lado siempre hay alguien ahí, familia o entrenadores, dispuesto a luchar con nosotros.

Fotos

Vídeos