Ondara asegura que no ha recibido licencias de actividad para el polígono

El alcalde de Ondara, José Ramiro durante su intervención en el pleno. / LP
El alcalde de Ondara, José Ramiro durante su intervención en el pleno. / LP

El alcalde responde a las acusaciones del PP que aseguraban que el primer edil mentía al afirmar que desconocía el interés de una gran superficie

R. O. ONDARA.

La modificación del Plan Parcial para permitir la compatibilidad de suelo industrial y comercial en las parcelas 5, 6 y 7 del sector A industrial Marjals del polígono de Ondara con la que poder abrir la puerta a grandes superficies sigue centrando el debate entre gobierno y oposición. En el último pleno el ejecutivo local de PSPV y Compromís volvió a enzarzarse en una discusión con los ediles del PP. El alcalde, José Ramiro, salió al paso de las denuncias de los populares, quienes le acusaban de «mentir al afirmar que desconocía la existencia de una empresa interesada en instalarse en la nueva zona comercial que se acababa de recalificar».

El primer edil reveló que la primera comunicación registrada en el ayuntamiento databa de junio de 2004, «a través de un contacto y un correo electrónico dirigido al alcalde de aquel momento».

Respecto a las acusaciones de los populares sobre si conocía las intenciones de instalarse en la localidad de una gran superficie, Ramiro aseguró que el equipo de gobierno «no sabemos quién va a implantarse, porque no ha entrado ninguna licencia de actividad». Según Ramiro, «los tratos se hacen entre operadores y propietarios de terrenos, el Ayuntamiento sólo da licencias de actividad cuando se piden».

Desde las filas populares daban por hecho que el primer edil ondarense conocía las intenciones de una gran superficie de instalarse en la zona comercial ondarense. Por ello, presentaron una moción en la que solicitaban la reprobación del alcalde. En ella preguntaron si el munícipe «hizo alguna gestión a nivel particular, con particulares o empresas, para beneficiar a algún interesado u operador al comprar en alguna zona industrial o comercial del polígono».

Finalmente la moción no prosperó por los votos en contra del equipo de gobierno, pues alegaron que el propio alcalde «había ofrecido la explicación pertinente minutos antes».

En cuanto al proceso de modificación, Ramiro alegó que el anterior gobierno del PP hizo lo mismo con las parcelas B, en 2008, y C en el año 2004. Según dijo, «no cambian el uso de las parcelas industriales sino que hacen compatible el uso terciario y evitan la industria dura, dando más posibilidades a empresas que quieran implantarse». El munícipe recordó que la primera modificación, la de la parcela C en el 2004, «fue tramitada en 62 días y en agosto». La de 2008 se hizo en 221 días, mientras que la que ha llevado a cabo el actual ejecutivo ha concluido tras 238 días. «Cuando se acusa al equipo de gobierno de llevar de manera urgente la modificación, hay que recordar que es la más larga de las tres», aclaró.

Modificación de crédito

Otro de los puntos que se abordó en la sesión plenaria fue el de la modificación de créditos para la aplicación del superávit presupuestario de 2017 con los que amortizar la deuda. En concreto, la propuesta presentada consiste en utilizar 521.560 del remanente de tesorería de 2017 para amortizar parte del préstamo del Plan de Pago a Proveedores. Una iniciativa a la que se acogió el Ayuntamiento de Ondara en 2012 y del que todavía falta por amortizar 784.604 euros.

El motivo de esta operación, indicaron desde el equipo de gobierno, es que «por segundo año consecutivo el remanente puede destinarse en 2018 al pago de la deuda, al ser superior a las cantidades que todavía debe amortizar Ayuntamiento de Ondara por el préstamo del Plan de Pago a Proveedores».

Por otra parte, se aprobó la adhesión del municipio al Plan de Cooperación 'Edificant' de la Generalitat para mejoras en los centros docentes del CEIP Sanchis Guarner y el IES Xebic. Entre las actuaciones del primero se detallan la impermeabilización de las cubiertas, la adaptación de la instalación eléctrica o la pavimentación del patio, entre otras.

En el caso del instituto, se consideran reparaciones urgentes las inundaciones en el gimnasio, las goteras en las aulas de informática del segundo piso o las grietas en el techo de los servicios.

Fotos

Vídeos