Un manto vegetal frena la erosión de la zona de la Granadella calcinada en 2016

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues junto al alcalde de Xàbia, José Chulvi. / B. O.
El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues junto al alcalde de Xàbia, José Chulvi. / B. O.

Las administraciones colaboran juntas en la confección de la cubierta y con la reconstrucción de muros de las zonas abancaladas

B. O. BENITATXELL.

La zona de la Granadella, entre Xàbia y Poble Nou de Benitatxell, afectada por el incendio de septiembre de 2016 se va recuperando poco a poco con la ayuda de las administraciones. El último paso que han dado ha sido una serie de trabajos para frenar la erosión de la tierra en poco más de 134 hectáreas de las 811,75 que arrasaron las llamas. La actuación ha consistido en la retirada de los árboles quemados y la colocación de un manto vegetal confeccionado a partir de restos triturados de estos árboles. Con ello, explicó un técnico del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, «a modo de cubierta ligera acolchada, se frena el efecto que producen las gotas de agua sobre el suelo cuando llueve».

Estos trabajos se centraron, comentó el técnico, en las zonas mas sensibles a la merma de tierra. Así, además, «se facilitan las condiciones necesarias para favorecer la regeneración vegetal y se evita la proliferación de plagas y enfermedades forestales», comentó el técnico.

Junto a esta nueva cubierta, también se han reconstruido cerca de 230 metros lineales de los muros de las zonas abancaladas, levantados antaño y cuya función era la de contención de la tierra para evitar la erosión que afectaba, además, a la fertilidad de la zona.

Según explicó ayer el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, durante su visita al la zona afectada por el fuego en la que estuvo acompañado por los alcaldes de Xàbia, José Chulvi, y Poble Nou de Benitatxell, Josep Femenia, la actuación estuvo consensuada con la Conselleria de Agricultura, la Diputación de Alicante y los ayuntamientos de los municipios afectados. Se inició a principios de 2017 y terminó el 7 de febrero.

El Gobierno, recordó Moragues, ha invertido 150.000 euros, mientras que la Diputación de Alicante colaboró con 250.000 euros. Por su parte, el alcalde de Xàbia, José Chulvi, matizó que el consistorio «utilizó de sus arcas cerca de 400.000 euros para estos trabajos; cuando veníamos de otro incendio ocurrido en La Plana y, además, después hemos tenido episodios de temporales». En este sentido, el primer edil remarcó la necesidad de «tener más facilidades para destinar los recursos que tenemos al plan de prevención local, planes de evacuación y autoprotección, una cuestión importante y que estamos a punto de tener lista».

Según el técnico del ministerio, «lo importante era frenar el proceso de erosión que estaba sufriendo la zona. Una vez conseguido, se llevarán a cabo otros proyectos para la regeneración de la zona». A este respecto, matizó que para «volver a ver la zona como estaba antes del incendio tardaremos muchos años, lo que es esperanzador que ya haya un tono verde en el monte, a lo mejor, las manchas de matorral que se ven ahora, puede que en 15 años sean más patentes».

Fotos

Vídeos