Liberado tras quedar con la cabeza atrapada entre un inodoro y la pared

Dos bomberos desatornillan la barra que impedía salir al hombre. / LP
Dos bomberos desatornillan la barra que impedía salir al hombre. / LP

Los bomberos rescatan a un hombre que quedó apresado en el baño de un local de recreativos de Dénia al desatornillar una barra de sujeción

R. G./B. O. DÉNIA.

Una dotación de bomberos del parque comarcal intervino ayer en un salvamento peculiar. Tras recibir una llamada alrededor de las 21.45 horas, acudieron a un conocido local de recreativos ubicado en la calle Marqués de Campo de Dénia para liberar a un hombre de aproximadamente 50 años al que se le había quedado atrapada la cabeza entre un inodoro y la pared en los aseos.

Según señalaron fuentes del Consorcio Provincial, la voz de alerta la dio una empleada del local que llamó al 112 para avisar de que había un hombre en los baños con la puerta abierta y que tenía la cabeza encajada.

Tras examinar la situación, el equipo, formado por un cabo y cuatro bomberos, concluyeron que la forma más segura de sacar al hombre de su peculiar cautiverio era desatornillar una barra de sujeción situada en la misma pared y que complicaba su liberación. Por lo que así lo hicieron.

Al lugar de los hechos también acudió una ambulancia del SAMU, que tuvo que atender al hombre una vez quedó liberado. Según indicaron los bomberos, «no presentaba buenas condiciones». Lo que desconocía eran las circunstancias por las que el hombre había acabado en esta situación.

No es la primera vez que los bomberos que realizaban este turno participaban en este tipo de operaciones. El pasado mes de febrero tuvieron que acudir al Hospital de Dénia para socorrer a un hombre al que se le habían quedado atascados cuatro anillos en la base de su pene y que se lo estaban estrangulando.

Según explicó ayer el jefe de los Bomberos de Dénia, Javier Fayos, no es el tipo de actuaciones que realizan a diario, aunque aseguran que no es una situación atípica: «una o dos veces al mes tenemos que intervenir en casos peculiares como este».

Uno de los que más recuerda Fayos es el de un hombre de avanzada edad que vivía solo en el municipio de Teulada Moraira y quedó inconsciente en el baño de su vivienda al que había echado el cerrojo. Los vecinos notaron su ausencia y avisaron a la Policía Local, que a su vez se puso en contacto con los bomberos para iniciar el rescate.

Fayos recuerda que a pesar de encontrarse en mal estado, consiguieron sacarlo con vida. Este tipos de casos son «bastante habituales». Según indica el jefe de bomberos, «cada vez hay más gente mayor sola en sus viviendas, sobretodo extranjeros de avanzada edad que han podido enviudar y que, además tienen a toda su familia en su país de origen, por lo que dependen de que sus vecinos estén al tanto».

Aunque en ocasiones los que sufren el accidente no son las personas, sino animales. El las últimas dos semanas los bomberos han tenido que rescatar a un perro que había caído en una grieta en la cima de Manzaneda y que salvó la vida gracias a unas personas que oyeron sus ladridos de auxilio. O también a un águila que quedó herida por unos hilos de plástico en un árbol en el municipio de Xàbia.

Fotos

Vídeos