El Jávea regresa de vacío de Muro tras un partido en el que mereció mejor suerte

J. ZAMORA XÀBIA.

El Jávea cerró la primera vuelta de la liga con una derrota en el campo de La Llometa de Muro de Alcoy, donde cayó por 2 a 1. Los rojiblancos merecieron mejor suerte, pero en el fútbol a veces no gana quien más méritos hace. Quizás lo más justo después de ver lo sucedido sobre el terreno de juego hubiese sido un empate.

El partido comenzó con llegadas a ambas áreas. La primera de ellas fue una mala cesión de un defensor local ante Jorge Vall que interceptó Álvaro, pero su remate salió fuera por poco. Los locales, con un juego fluido, intentaron poner en apuros a la defensa visitante sin lograrlo.

El primer tanto llegó tras un buen disparo de Moiña que sorprendió a Vaello. Restaba mucho tiempo por delante y este tanto, pese a que dejó tocado al Jávea, no le hundió.

Tras el gol, el equipo local pasó a controlar el juego aunque los rojiblancos buscaron su oportunidad, que llegó al filo del descanso cuando Elías pudo haber logrado el empate, pero su remata fue a las manos del meta local, Jorge Valls. Otra gran ocasión la tuvo el xabiero Álvaro que no estuvo certero en su remate. Al descanso se llegó con 1 a 0.

En la segunda mitad se pudo ver a un Jávea mucho más ambicioso que se hizo con el mando del juego. El Muro CF tuvo que retrasar sus líneas para controlar la profundidad de su rival. Pese a tener el control, al equipo de Antonio Villaescusa le faltaron ideas para crear más peligro.

Los xabieros con un juego directo buscaron igualar pronto el marcador, pero los centro sobre el área local fueron controlados por el meta Jorge Valls. El gol del empate subió al marcador tras un gran contraataque en el que, en tres pases, el equipo de Villaescusa se plantó en el área local. Michael con un certero remata batió a Jorge Valls.

Los últimos diez minutos del partido fueron de pérdidas de tiempo y de muchas interrupciones. En unas de esas faltas, el local Mateo remató de cabeza y envió el esférico al fondo de las mallas. Restaban siete minutos para la conclusión y pese a la expulsión de Ayos en tiempo de prolongación, aún pudo empatar el partido en un balón que remató Lucas Bou, apenas sin ángulo, aunque el balón se estrelló en la madera de la portería local. Ya no hubo tiempo para más y el Jávea cayó en el primer partido del año por 2 a 1.

Fotos

Vídeos