La Guardia Civil se incauta de más de 1.000 productos falsificados en Benidorm

Material incautado./Guardia Civil
Material incautado. / Guardia Civil

Los detenidos vendían el material en el Mercado Municipal del Rincón de Loix. Entre ellos, bolsos, carteras y relojes de marcas de lujo cuyo valor en el mercado es de más 33.455 euros

EUROPA PRESSAlicante

La Guardia Civil de Alicante se ha incautado de más de 1.000 productos falsificados que se vendían en el Mercado Municipal del Rincón de Loix, en Benidorm. Los agentes han investigado a 11 personas -ocho hombres y tres mujeres-, como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial. El valor de lo incautado asciende a casi 33.500 euros.

La investigación arrancó por las denuncias presentadas por representantes de varias marcas de ropa deportiva, en las que se alertaba de la venta de falsificaciones. La Guardia Civil de Calp inició una investigación que terminó en el Rincón de Loix.

Los agentes comprobaron que los objetos que se vendían eran falsificados y que se estaban vendiendo de forma ilícita varios puestos del mercado.

Los titulares de los establecimientos, de origen senegalés, tenían una red de vigilancia por todo el perímetro de forma que eran alertados de la presencia policial y podían esconder dicho material falsificado.

La Guardia Civil estableció un operativo camuflado y comprobaron que los productos falsificados estaban a la venta, de modo que sorprendieron a los vendedores antes de que les diera tiempo a esconder el material.

Finalmente, la Guardia Civil ha investigado a ocho hombres -seis de nacionalidad senegalesa y dos españoles (entre 26 y 60 años)-, y a tres mujeres (21, 29 y 52 años), como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial. Se les incautaron 1.084 productos entre bolsos, carteras y relojes de marcas de lujo y cuyo valor en el mercado es de más 33.455 euros.

El operativo estuvo formado por más de diez agentes del Servicio Fiscal de la Guardia Civil y de las Unidades de Seguridad Ciudadana de Calp.

La venta y distribución de productos falsificados es una actividad tipificada como delito contra la propiedad industrial en la última reforma del código penal, y cuyas consecuencias se traducen en la pérdida anual de alrededor de 26.300 millones de euros de ingresos a causa de las falsificaciones de ropa cazado y complementos; lo que equivale al 9,7% de las ventas del sector (incluidas las pérdidas de los sectores de fabricación, venta al por mayor y venta al por menor) y supone la pérdida de 363.0000 puestos de trabajo.

La oficina europea de la propiedad intelectual (EUIPO), con sede en Alicante, colabora estrechamente con la Guardia Civil en la lucha contra el mercado de los productos falsificados en nuestro país, y sus canales de distribución.

Fotos

Vídeos