Los expedientes abiertos a parcelas de Dénia abandonadas crecen un 183% en cuatro años

Las tareas de extinción del fuego del miércoles en una parcela abandonada del carrer Bot en Dénia. / Tino Calvo
Las tareas de extinción del fuego del miércoles en una parcela abandonada del carrer Bot en Dénia. / Tino Calvo

El solar que ardió el miércoles en la calle Bot y provocó el desalojo de una urbanización tiene un procedimiento en marcha desde 2010

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Las parcelas en mal estado y llenas de malezas provocan cada año numerosas quejas de los vecinos de Dénia preocupados por la basura que acumulan y por el peligro de incendio que suponen, especialmente en estas fechas. Prueba de ello es el incremento de expedientes abiertos en el departamento de Medio Ambiente por culpa de esos solares. Si en 2012 se iniciaron 71, el pasado año se alcanzaron los 201, es decir un 183% más. Y en el primer trimestre del actual ejercicio ya llevan 63.

Aunque son muchos en número y cada año van creciendo, y con ellos el trabajo realizado por ese área, también es notable la cantidad de procedimientos que se cierran. De hecho, en 2016 se puso fin a 172 de los que tenían en marcha, que equivale a más del 85,5% del total de ese año.

Conseguir que un propietario de una parcela abandonada se haga cargo de su limpieza es una tarea dura y el proceso es largo, según reconoce el edil de Medio Ambiente, Josep Crespo. Se pueden tardar años en lograrlo porque muchos de ellos optan por no actuar hasta el último aviso, cuando se les anuncia que si en un periodo determinado de tiempo no dejan el solar en condiciones se les multará, se procederá a limpiar la parcela de forma subsidiaria y luego les cobrarán el coste de esos trabajos. La sanción va en función de los metros cuadrados de superficie.

El pasado año el departamento empezó a hacer ejecuciones subsidiarias, llevó a cabo 15, correspondientes a expedientes de 2010 y 2011. En ellas se gastó un total 30.000 euros. En los presupuestos de este ejercicio se ha habilitado una partida de idéntica cuantía para afrontar este tipo de actuaciones.

Josep Crespo reconoce que el importe habilitado es insuficiente para cubrir todos los procedimientos. Es más, según comenta el concejal, las tareas de desbroce que se han realizado en los terrenos municipales del Bosc de Diana han supuesto un coste cercano a los 6.000 euros.

El incendio de una parcela en el carrer Bot lleno de maleza, que tuvo lugar el pasado miércoles, es un ejemplo del complejo y lento proceso que siguen estos expedientes. Días atrás los vecinos se habían queja de su mal estado y temían que pudiera arder, como ocurrió en septiembre del pasado año en otra de la misma zona. Y así ocurrió, se quemó y las llamas afectaron a unas palmeras de una urbanización cercana, lo que obligó a evacuar a sus residentes.

Ese terreno ya tenía abierto un procedimiento desde 2010, pero al no poder localizar el nombre del propietario, la burocracia se ha ido demorando. Crespo recalca que en caso de fuego, si se conoce quién es el dueño, se le pasa a él la factura de la extinción.

De cara a este verano, la Concejalía de Medio Ambiente ha puesto en marcha una campaña estival para prevenir incendios. La iniciativa incluye la difusión de unos trípticos entre las asociaciones de vecinos, los edificios municipales y las empresas turísticas. En ellos se detalla cómo proteger las casas, las precauciones con las barbacoas y qué hacer en caso de incendio forestal.

Para concienciar a la población también se va a lanzar la campaña «Que ardan las redes (y no las montañas» con banners y vídeos en valenciano, castellano e inglés. En ellos darán consejos de cómo actuar ante el fuego y la intención es que corran como la pólvora en redes sociales.

Fotos

Vídeos