Una excavación para construir pisos en Dénia saca a la luz 33 metros de la muralla islámica

Los operarios especializados que están llevando a cabo la excavación arqueológica en un solar de la avenida Joan Fuster, donde han sacado a la luz parte del Fortí. / Tino Calvo
Los operarios especializados que están llevando a cabo la excavación arqueológica en un solar de la avenida Joan Fuster, donde han sacado a la luz parte del Fortí. / Tino Calvo

Este elemento del Fortí de Daniya está declarado como Bien de Interés Cultural y se conservará al estar protegido

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Las excavaciones arqueológicas en un solar de la avenida Joan Fuster donde se prevé construir pisos han sacado a la luz 33 metros de la antigua muralla islámica de Dénia. No se trata de una sorpresa, pues se conocía el trazado y en la parte sur de la parcela ya está un buen tramo del lienzo defensivo del Fortí de Daniya, que está declarado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Los trabajos se encuentran en una fase incipiente ya que si bien cuentan con el visto bueno de la Conselleria de Cultura desde enero, hizo también falta un proyecto previo para preparar la parcela puesto que era necesario eliminar el arbolado existente en ese espacio. De esta forma, no fue hasta hace un mes cuando por fin pudieron empezar a acometerse las tareas de excavación.

Uno de los arqueólogos que codirige la actuación destacó ayer la importancia del tramo que ha empezado a asomar al ir retirando los estratos que ocultaban la muralla, que está protegida por la figura de BIC. Esta estructura defensiva, que también continúa en dirección al trazado de la vía de TRAM, presenta una zona semicircular en una de las esquinas del solar, que correspondería a un torreón del siglo XII. Además, de forma paralela se puede observar un elemento asociado, una especie de barbacana o muro bajo.

Una pequeña parte del lienzo se vio afectada por la construcción en época moderna de un aljibe. Y muy cerca aparecen restos de un posible horno de cal que, según comentó el arqueólogo, podría rondar los 150 años de antigüedad.

Por ahora solo aparece visible una pequeña parte de lo que queda de esta construcción. La intención de es seguir profundizando hasta llegar a una capa en la que ya no aparezcan restos de la muralla. Para ello, los codirectores del proyecto y los diez operarios especializados tienen por delante una ardua tarea.

Pero la estructura defensiva no será el único islámico que se van a encontrar. Ya ha comenzado a aparecer algunos restos de lo que podrían ser viviendas que estaban fuera de los muros debido a la explosión demográfica.

Una vez salga todo a la luz, se documentará, se harán planos y se elaborará una memoria del proyecto.

Fuentes de la promotora de las viviendas en este enclave señalaron que se están realizando los trabajos arqueológicos pendientes en la zona, ya que en otra parte de la parcela se efectuaron tiempo atrás. Al parecer había recuperado un antiguo proyecto de urbanización. Según recalcaron, toda esta actuación se está llevando a cabo con la autorización previa de la propia conselleria y coordinados con el Ayuntamiento de Dénia.

De momento todavía no disponen de un proyecto definido que detalle qué se va a construir en ese espacio. Según apuntaron, una vez concluyan las excavaciones la intención es obtener la pertinente autorización para urbanizar la zona. Eso sí, insistieron en que todo se hará «priorizando el respeto y la conservación de los restos arqueológicos.

Cabe recordar que no son los primeros hallazgos del Fortí en esa zona. Además de la muralla que prosigue por la parte sur y luego se dirige al mar, y del tramo del trazado del TRAM, hay un solar de 875 metros cuadrados en la avenida Joan Fuster con restos, donde se pretendía hacer hace más de una década un espacio museístico arqueológico al aire libre. Además, se puso en valor un pequeño trozo de lienzo al final del paseo del Saladar, que está cubierto con una pérgola.

Fotos

Vídeos