Las empresas DASS, Plastimyr y Hotel Casa Julia conquistan los Premios Cedma 2018

Sonja Dietz, junto a los vicepresidentes Ángel Vives y Benito Mestre, tras anunciar el nombre de los ganadores de los Premios Cedma. / R. G.
Sonja Dietz, junto a los vicepresidentes Ángel Vives y Benito Mestre, tras anunciar el nombre de los ganadores de los Premios Cedma. / R. G.

El Cercle Empresarial de la Marina Alta valora la trayectoria, singularidad y promoción de la comarca de los negocios, que recibirán el galardón en la Gala del 1 de marzo

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

La deliberación del jurado de los Premios Cedma 2018 fue complicada porque todas las candidaturas merecían vencer, pero al final se llegó a un consenso. El Cercle Empresarial de la Marina Alta decidió ayer distinguir a DASS, Plastimyr y el Hotel Restaurante Casa Julia por su trayectoria, singularidad y promoción de la comarca. Los galardones a las tres empresas seleccionadas se entregarán el próximo 1 de marzo en el transcurso de la gala anual que se celebrará en el Hotel Dénia La Sella Golf.

Sonja Dietz, presidenta de Cedma, anunció ayer el nombre de los ganadores junto a los vicepresidentes Benito Mestre y Ángel Vives. Dietz destacó que es un orgullo poder reconocer el «esfuerzo» que han realizado los empresarios de la Marina Alta en los últimos años para salir adelante. Según recalcó, en momentos como este «nos damos cuenta de las buenas empresas de la comarca y el aguante». Ejemplo de ello es la larga trayectoria de los tres galardonados, que han logrado superar varias crisis.

DASS Divisiones Agrupadas celebra este año su 30 aniversario. Se dedica a la ofimática e informática, distribución de equipos de impresión, software de gestión documental. Nació en Dénia y ya cuenta con sedes también en Ondara, Alicante, Gandia, Torrent y Castellón. Según la presidenta de Cedma, su fundador, José Luis Catalá, fue «un joven emprendedor en una época en que ni siquiera usábamos esa palabra».

Catalá se mostró ayer muy agradecido y contento por este reconocimiento a la trayectoria de «una empresa en evolución y expansión». Señaló que comenzaron en el mundo de la ofimática y ahora se ha dirigido hacia las aplicaciones, los servicios y, sobre todo, a la movilidad. Además, el empresario subrayó que había pasado por varias crisis y que lograron superarlas «adaptándonos siempre a las circunstancias y a las tendencias.

Plastimyr, otra de las empresas premiadas, es de carácter familiar, se constituyó en 1957 y está afincada en Dénia. Se dedica a la fabricación y comercialización de mobiliario infantil. Su producción se realiza en España y otros países. El pasado año pasado puso en marcha el proyecto «La revolución de las mamás al día», que conjuga experiencia e innovación.

Vega Torró, gerente de Plastimyr, reconoció que en la empresa estaban «pletóricos» al conocer que les habían concedido este galardón, especialmente después de que el pasado años cumplieran seis décadas. Torró incidió en que son una de las pocas industrias de la zona que lleva tanto tiempo y que ahora su objetivo se centra en expandirse.

En ese sentido, la gerente avanzó que apuestan por llevar sus productos estrella, como bañeras para bebés, barandillas de cama, tronas y parques a África. De hecho, tienen previsto visitar dentro de poco Marruecos.

El tercer y último Premio Cedma 2018 lo recogerá el Hotel Restaurante Casa Julia, de Parcent, regentado desde hace noviembre de 2005 por la familia Reig-Llobell. Sonja Dietz remarcó que Ismael Reig apostó por el turismo rural y la gastronomía autóctona a través del producto de proximidad y de los platos típicos de la comarca. Este establecimiento se encuentra en una casa de estilo modernista construida hace más de un siglo.

Ismael Reig admitió ayer que jamás habría esperado que le concedieran este premio y que costaba asimilarlo. «Es una satisfacción que se fijen en nosotros en una comarca donde hay tanto emprendedor», declaró. Desde los 13 años en el mundo de la hostelería, confesó que su trabajo es «una lucha diaria para conseguir que el cliente se vaya contento» y que en su caso, y tras afrontar varias crisis, el secreto radicaba en «no tirar la toalla».

Asimismo, hizo hincapié en que, aunque están en un pueblo, desde allí apoyan a la comarca a través de los productos y la gastronomía.

Más

Fotos

Vídeos