El edil que aupó al tripartito en Benissa se rebela y pide una cuestión de confianza

Abel Cardona y el edil No Adscrito, Isidor Mollà, en el acto de investidura del primero. / T. Calvo
Abel Cardona y el edil No Adscrito, Isidor Mollà, en el acto de investidura del primero. / T. Calvo

El concejal expulsado de Ciudadanos, Isidor Mollà, denuncia ahora que con el gobierno de Reiniciem, PSPV y Compromís «no se puede dialogar»

B. ORTOLÀ BENISSA.

El exconcejal de Ciudadanos y actualmente No Adscrito de Benissa, Isidor Mollà, ya «no cree» en el tripartito (Reiniciem, PSPV y Compromís) que aupó al gobierno con su voto hace poco más de un año. Por ello pidió en el pleno celebrado el martes, que el actual ejecutivo, encabezado por Abel Cardona, presente una cuestión de confianza.

Para Mollà «la gota que ha colmado el vaso es la falta de respeto hacia los 90 trabajadores de Benissa Impuls, que no han sido incluidos en la propuesta de actualización de las condiciones laborales de la plantilla del Ayuntamiento». Una iniciativa que llevó al pleno el equipo de gobierno, aunque la puso en marcha el PP hace dos años cuanto gobernaba. Pero el martes Mollà y el Partido Popular declinaron incluirla en el orden del día y que quedase sobre la mesa.

Según el concejal No Adscrito «es una medida discriminatoria por parte del gobierno realizar la revisión laboral de una parte de los trabajadores del consistorio y dejarse fuera de ella a otros 90.Da la sensación de que hay trabajadores de primera y de segunda». Una actitud, para Mollà «con la que Cardona y todo su equipo ha demostrado que no dan la talla para seguir en el Ayuntamiento, por ello se le pide que presente la cuestión de confianza, porque ya no cuenta con ella».

Otra de las razones por las que el edil no adscrito está en contra de apoyar la propuesta del gobierno es que la empresa que ha realizado el estudio «no se ha reunido con la oposición para aclarar algunas dudas que no quedan claras». Mollà aseguró que es «primordial» conocer todos los detalles de la propuesta que el Ayuntamiento presentará a la Subdelegación del Gobierno, órgano encargado de aprobar las modificaciones.

Ante la demanda del concejal no adscrito de la cuestión de confianza, el alcalde de Benissa aseguró ayer que no la llevará a cabo. Para el munícipe se trata de «un instrumento serio que se utiliza en determinados supuestos en los que el alcalde no tiene más remedio que hacerlo, lo que no podemos hacer es presentarla cada vez que Mollà no esté de acuerdo con nuestra forma de trabajar».

Por otro lado, Cardona recordó al edil No Adscrito que el actual equipo de gobierno local ha organizado cinco mesas de negociación de personal: «en ellas si ha asistido el Partido Popular, pero el señor Mollà no ha querido participar en ninguna de ellas». Al igual que el edil No Adscrito, los miembros del PP también mostraron sus dudas sobre el estudio realizado por la empresa externa. Según apuntó su portavoz, Arturo Poquet: «tenemos dudas sobre la legalidad, ya que la ley de presupuestos prohíbe un incremento mayor del 1% de la masa salarial y en el caso del Ayuntamiento de Benissa, los más de 600.000 euros que se pretenden aumentar, exceden ese porcentaje».

Los populares solicitaron, además, una reunión con la empresa que ha ejecutado este plan de valoración y relación de los puestos de trabajo del Consistorio (RPT y VPT). Poquet apunta que existen algunos puntos que «no quedan claros». Para el portavoz del PP es «necesario aclarar todos los términos para que no se rechace la propuesta al presentarla, por incumplir requisitos». Por ello sugirió que el gobierno local se ponga en contacto con la subdelegación del Gobierno para que le marque las pautas a seguir. Una petición a la que se sumó Mollà.

Tanto los populares como el concejal No Adscrito remarcaron que no están en contra de la mejora de condiciones laborales de los trabajadores municipales, «lo que no queremos es que suceda como en otras localidades en las que después de aprobar la modificación, no pasó el corte de la subdelegación y los trabajadores tuvieron que devolver el dinero».

Inicio de los pagos

A este último respecto, el propio alcalde aclaró que los pagos se realizarán, «en cualquier caso, una vez apruebe la Subdelegación del gobierno nuestra propuesta y con carácter retroactivo». El primer edil aseguró que está «convencido» de que la RTP «pasará el corte, porque la empresa que lo ha desarrollado cuenta con una amplia experiencia». Además confirmó que la mercantil les respaldará jurídicamente en caso de que se anulase».

Sobre el incremento de la masa salarial, comentó que «se ha calculado para no superar el tope». Mientras que de los trabajadores de Benissa Impuls, explicó que, pese a ser 100% de capital pública, las condiciones laborales son diferentes, aunque matizó que también se pondrá en marcha una RTP antes de que finalice el 2018 para actualizar sus condiciones».

Fotos

Vídeos