Dénia, trampolín para grandes tenistas

Nicola Kuhn ejecuta una derecha en el Orysol de Dénia. / LP

Kuhn y De Miñaur han sido las dos últimas promesas en pasar por el Torneo Orysol

JAVIER CORTÉS DÉNIA.

En menos de 24 horas, las expediciones de tenis nacionales e internacionales llegarán a Dénia para preparar y disputar el Trofeo Orysol Ciudad de Dénia: el torneo decano de estas características en España.

Quizá uno de los tantos jóvenes que empuñará la raqueta a partir de mañana (o del lunes, dependiendo de si disputa la fase previa o accede directamente al cuadro final) acapare un sinfín de portadas deportivas y, por lo tanto, alcance el Olimpo del tenis en un futuro próximo.

Rafael Nadal, Andy Murray, Juan Carlos Ferrero y David Ferrer fueron en su día esos jóvenes que transcurrían un tanto despistados por todos los rincones del Club de Tenis Dénia: la cafetería y el hogar social como refugio psicológico, y las pistas de tierra batida como campo de batalla. Además, la evolución de los tenistas en el circuito profesional a edades tan tempranas puede resultar fugaz. Es el caso de Nicola Kuhn, una joven promesa del tenis español, que disputó el Orysol de Dénia en 2016.

El tenista español, nacido en Austria, alcanzó este año y con tan solo 17 años, la final junior de Roland Garros, encandilando al aficionado del tenis mundial con un juego a la altura de los más grandes.

Un caso similar ocurrió con Álex de Miñaur. El joven tenista recibió el wild-card (invitación) por parte de la dirección del torneo de Dénia hace dos ediciones.

El australiano, también con nacionalidad española, se dejó ver por las pistas del club en los días previos a la competición de 2015 y llamó la atención de los socios desde aquel instante: un niño de 16 años con una agresividad descomunal. Su andadura en el torneo no pasó desapercibida y alcanzó los cuartos de final. Al poco tiempo, De Miñaur levantaría al público en el Grand Slam disputado en Melbourne.

Del mismo modo que ocurrió con Álex o Nicola, las furgonetas de los distintos equipos que aparcarán en las inmediaciones del club durante estos siete días, probablemente aguarden a un inminente talento que está a punto de dar el salto definitivo. De esta forma, el trofeo Orysol se ha convertido en un puente para que las jóvenes promesas accedan a lo más alto de la clasificación ATP y corroboren el potencial tenístico que llevan en su ADN.

Una gran oportunidad

Los centros de competición de la comarca siempre han considerado al Orysol de Dénia como una buena oportunidad para que sus pupilos accedan a un torneo de estas características.

Actualmente, Sergi Pérez y Marc Giner son una buena muestra de la representación de la Marina en la competición. El pegolino Marc Giner es ya un viejo conocido para el campeonato de Dénia después de salir vencedor en la modalidad individual y dobles en estos últimos años. Por ello, partirá como el cabeza de serie número 3 en la actual edición y será uno de los principales candidatos a hacerse con el título. Sergi Pérez, por su parte, será la única representación dianense del torneo.

El jugador formado en Dénia que actualmente entrena en la Academia David Ferrer, llega en un buen momento de forma tras sumar dos puntos ATP en los torneos disputados en tierras vascas hace menos de un mes. El joven tenista se enfrentará a una mezcla de sentimientos entre un pasado y un futuro ligado a un club. Durante su infancia, Sergi vivió la llegada del Orysol desde otra perspectiva: acudía junto a sus compañeros del club una vez finalizada la sesión matutina de entrenamiento para alentar a los tenistas del Orysol, que se encontraban a pocos metros. Les preguntaba sobre todo tipo de cuestiones relativas con la profesión de tenista.

Ahora, las tornas han cambiado y es Sergi quien recibirá el sustento de las gradas que le vieron crecer como tenista hace más de 15 años.

Fotos

Vídeos