Dénia rechaza poner los paneles del castillo en castellano porque habrá folletos y código QR

La escalera renacentista del castillo, abierta recientemente y que conduce a los restos del Palau Vell. / Tino Calvo
La escalera renacentista del castillo, abierta recientemente y que conduce a los restos del Palau Vell. / Tino Calvo

El edil de Cultura no quiere llenar la zona del Palau Vell de carteles y los empresarios piden que destine dinero del superávit a los plafones en español e inglés

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Las críticas por la decisión del ejecutivo de Dénia de poner solo en valenciano los carteles informativos de la actuación realizada en el castillo, en la zona del Palau Vell crecen. Sin embargo, la posición del equipo de gobierno es firme. El concejal de Cultura, Rafa Carrió, rechazó ayer la posibilidad de poner más plafones con los datos en otros idiomas porque ya se ha previsto hacer folletos, que incluyan las explicaciones en castellano, inglés, francés y alemán, y colocar también un código QR.

El edil hizo hincapié en que no se trata de una cuestión de dinero, sino que no hay que llenar de carteles esa zona en lo alto de castillo, declarado Bien de Interés Cultural y que es una de las joyas del patrimonio municipal. En ese sentido, Carrió remarcó que «hoy en día no hace falta poner cuatro paneles» pues existe una fórmula, el código de barras bidimensional, que almacena información y se puede obtener a través de móviles.

Con estas palabras respondió a los comentarios lanzados el día anterior por el líder de Ciudadanos, Sergio Benito, en los que decía que si todo obedecía a un problema de dinero su partido iniciaría una campaña para recoger fondos para poner los plafones informativos. Es más, el responsable de Cultura lamentó que el concejal de la formación naranja «banalice» la cuestión. Carrió le pidió a Benito que «no haga populismo».

El alcalde defiende la actuación de Carrió y coincide en que «no caben» todas las lenguas

También reiteró que «si solo tengo espacio para poner en una lengua, lo pongo en valenciano». Con ello insistía en el argumento que esgrimió el lunes tras las primera críticas emitidas por el PP. Ese día Rafa Carrió defendió que tenía que «priorizar» y que mientras que el castellano es una de las dos lenguas cooficiales, el valenciano es «cooficial y propia».

Respecto a la polémica suscitada, el alcalde, Vicent Grimalt, incidió en que el espacio en la parte alta del castillo es muy limitado y «no cabe todo». Por ello, subrayó, estará en folletos en los que al menos figure la información en castellano e inglés, pues no todos disponen de lector de código QR en sus móviles, como es su caso.

Asimismo, el primer edil subrayó que Dénia es una ciudad turística y que, dada la diversa procedencia de sus visitantes, «no podemos menospreciar a las personas que suben al castillo y no saben valenciano». De ahí la importancia de contar material impreso en diversos idiomas.

También se pronunció ayer sobre este debate la presidenta del Cercle Empresarial de la Marina Alta (Cedma), Sonja Dietz. Según apuntó, al ser Dénia y la Marina Alta zonas turísticas, la leyenda de los paneles que se han colocado deberían estar, además de en valenciano, en castellano y, preferiblemente, en inglés.

En su opinión, se tendría que actuar así por «deferencia a los visitantes», para dar a conocer en profundidad a los turistas el patrimonio de la ciudad y para «hacerles llegar nuestra historia».

En ese sentido, Dietz incidió en que hay que tener más amplitud de miras, pues como Ciudad Creativa de la Gastronomía se pretende llegar muy lejos y «no se trata de que nos enteremos de lo que está escrito solo los de aquí». E insistió en que «en Dénia estamos tratando de transmitir la cultura a través de la gastronomía y el patrimonio».

La presidenta de la patronal matizó que, si el problema de no colocar el resto de idiomas era económico, la solución era fácil. Dietz propuso al equipo de gobierno que parte del superávit de 8,7 millones logrado tras la liquidación del presupuesto de 2017 se destinase a esta actuación. Cabe recordar que el ejecutivo señaló esta semana que cerca de 400.000 euros de esa cantidad serían para inversiones financieramente sostenibles.

Fotos

Vídeos