El Dénia Futsal se planta y no juega su partido ante el Hospitalet Bellsport

Los jugadores del Dénia Futsal momentos antes de confirmar la cancelación del encuentro. / J. Zamora
Los jugadores del Dénia Futsal momentos antes de confirmar la cancelación del encuentro. / J. Zamora

La presidenta del club, Gema Estrela, aparece para pagar la parte del arbitraje y pedir disculpas al equipo rival, sin dirigirse a sus jugadores

JAVIER ZAMORA DÉNIA.

Los jugadores del Dénia Futsal cumplieron con su propuesta de no jugar ante el equipo del Hospitalet Bellsport si no había una respuesta satisfactoria por parte de la directiva. La petición de la plantilla era clara, traer un documento firmado ante notario en el que la directiva, liderada por Gema Estrela, se comprometiese a sacar la totalidad del montante económico para saldar los gastos que restan hasta el final de la temporada.

A las 17.30 horas la presidenta Gema Estrela acompañada por el directivo Arsenio Palenzuela, apareció por el pabellón municipal, para realizar el pago correspondiente a la parte de los honorarios del trío arbitral, la otra parte, la pagó el equipo catalán. Después mantuvo una pequeña conversación con los integrantes de la expedición catalana, a los que pidió disculpas por no jugarse el partido. Con sus jugadores algunos saludos lejanos y poco más, ante esta actitud la totalidad de la plantilla, lesionados y sancionados incluidos y el cuerpo técnico optó por seguir con su reivindicación y no jugar el partido.

Los árbitros cumplieron la reglamentación, rellenaron el acta con las fichas de los jugadores de ambas formaciones y en el apartado de incidencias hicieron constar los motivos por los que el choque no se disputaba: «el delegado del equipo CD Dénia nos comunica que no van a disputar el partido alegando que impagos, maltrato e incumplimiento por parte de la directiva con los jugadores». El acta se cerró con la firma de los delegados, capitanes, entrenadores y árbitros.

Con la pista totalmente vacía de jugadores, con la iluminación a media luz y un ambiente muy triste, se palpaba en el ambiente que está sería la primera parte de la desaparición de este equipo en la competición. La otra parte llegará el próximo 20 de enero, cuando el equipo deberá jugar en la localidad de Linyola, en la provincia de Lleida. En caso de no presentarse, sería la segunda incomparecencia lo que obligaría a la Real Federación Española de Fútbol a la descalificación del equipo.

Quedan tres semanas para que esto ocurra pero no parece probable que la situación se arregle. No hay voluntad por parte de la directiva que nada más surgió el problema debería de haber convocado a los socios en una asamblea extraordinaria para buscar soluciones. Esto no se ha hecho y ahora la posturas son cada vez más distantes. Los socios son los culpables de esta situación ya que no puede ni debe quedar en el olvido que fueron quienes apostaron por la continuidad de la sección de fútbol sala. La misma masa social aprobó el presupuesto de 70.000 euros, una cifra realmente inalcanzable para esta categoría pero que incomprensiblemente se aprobó por la mayoría de los socios presentes en la última asamblea, tan solo once fueron los que votaron de forma contraria y esos son los que se salvan de lo que pueda ocurrir.

Todo apunta a que por segunda vez un equipo del CD Dénia cuando está en Segunda División B, hace algunos años fue el equipo de fútbol el que descendió a Tercera División, ahora lo mismo ocurre con este conjunto. Una comarca en la que el fútbol sala tiene tantos seguidores perderá la oportunidad de ver consolidado un equipo en la categoría de bronce del fútbol sala nacional.

La retirada del Dénia Futsal no solo traerá la desaparición de esta sección deportiva del conjunto dianense, también la correspondiente sanción económica que deberá de abonar el CD Dénia, además, de tener que pagar íntegramente el desplazamiento del Hospitalet Bellsport.

Los jugadores se mostraron muy tristes por lo acontecido, ya que piensan que el compromiso por parte de los directivos por arreglar la situación «ha sido mínimo», más bien su pensamiento es que «han dejado morir al equipo». Ellos se han sentido «muy poco valorados e incluso maltratados por parte de una directiva que en agosto les prometió unas cosas que posteriormente no han cumplido».

Fotos

Vídeos