Dénia destina 3,8 millones a inversiones pero más del 37% será para pagar sentencias

El edificio del carrer Sant Josep, para el que se destinan 50.000 euros para acondicionarlo como biblioteca y archivo. / R. González
El edificio del carrer Sant Josep, para el que se destinan 50.000 euros para acondicionarlo como biblioteca y archivo. / R. González

Entre los proyectos figuran acondicionar el edificio del carrer Sant Josep y la antigua lonja y restaurar el Verger Alt y el baluarte oriental del castillo

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Los presupuestos de Dénia para este año, que ascenderán a 53 millones de euros como ya adelantó este periódico hace diez días, destinarán al apartado de inversiones 3,8 millones. De ese total 1.430.000 euros, más del 37%, se utilizarán para abonar los convenios por sentencias urbanísticas. Las cuentas para este ejercicio se llevarán a pleno para su aprobación este jueves.

El concejal de Hacienda, Paco Roselló, y el vicealcalde, Rafa Carrió, desgranaron los detalles de los presupuestos. Según apuntó Roselló, el ahorro bruto de 7,5 millones ha permitido al consistorio dianense amortizar casi cuatro millones de préstamo y disponer de una cantidad similar para inversiones. Al respecto, Carrió incidió en que se llevarán a cabo actuaciones «de obligado cumplimiento» como intervenciones en el patrimonio histórico y cultural, el acondicionamiento de espacios municipales y las propuestas de los presupuestos participativos.

En cuanto al listado de inversiones previstas se encuentra la restauración del Verger Alt y el baluarte oriental del castillo. Esta actuación asciende a casi 316.500 euros, de los que 80.000 los aportará el Ayuntamiento de Dénia y el resto procederá de subvenciones del ministerio y de los fondos Feder. También habrá 30.000 euros para la pasarela y señalización en el recinto de esta fortaleza emblemática de la ciudad.

Rafa Carrió destaca que son unas cuentas 'de trellat' fruto de la «eficiencia» del ejecutivo

Para los trabajos de apertura de la calle Pintor Llorens a la avenida Joan Fuster con una rotonda destinará 225.000 euros. El apartado de mantenimiento de la residencia de Santa Llúcia dispondrá de alrededor de 140.000 euros. También está previsto acondicionar dos edificios que se están rehabilitando, uno dentro del Plan Confianza y otro con una subvención del Gobierno central. Por un lado, habrá 25.000 euros para la antigua lonja, que se quiere convertir en un espacio museístico del mar. Por otro, se utilizarán 50.000 euros para mobiliarios y material para que alberguen la biblioteca municipal y el archivo.

Por lo que se refiere a la rotonda del cruce de Joan Fuster con Diana, el ayuntamiento aportará 42.000 euros de los más de 241.500 que cuesta la actuación. El resto del dinero lo sufraga la Generalitat Valenciana.

Nuevos ascensores

También está previsto utilizar 60.000 euros para poner un nuevo ascensor en el consistorio y 32.150 para el que se colocará en la agencia de lectura de Baix la Mar. La partida para la modernización de equipos informáticos municipales ascenderá a 130.000 euros y a 68.000 la destinada a la rehabilitación de la sala polivalente de Llunàtics. Para la instalación de una caldera en el pabellón de Joan Fuster se han previsto 105.000 euros y 217.000 se habilitarán para la Ciudad Creativa de la Gastronomía.

Con los 200.000 euros de los presupuestos participativos se ejecutarán diversos proyectos, entre ellos la creación de áreas biosaludables, la colocación de bancos y papeleras en la avenida de Alicante o la estación científica en el Montgó.

Asimismo, dentro del capítulo de gasto corriente, se incluirán 90.000 euros para la renovación de la pista de atletismo y el césped del campo de fútbol El Rodat.

En cuanto a los presupuestos en general, el edil de Hacienda hizo hincapié en que crece en un millón respecto al de 2017. Según explicó, eso se debe al aumento de transferencias corrientes y de capital, sobre todo de la Generalitat y la Diputación, y a la reducción de la presión del gasto de los convenios para pagar sentencia urbanísticas. Además, subrayó que la política que iniciaron en 2015 les va a permitir «salir del plan de ajuste económico».

El concejal añadió que la deuda financiera del consistorio cuando acabe el presente ejercicio rondará los 15 millones, sin incluir el préstamo de 14 millones solicitado al ICO dentro del Fondo de Impulso Económico. Y avanzó que la plantilla municipal se va a incrementar en once personas.

Por su parte, Rafa Carrió destacó que se han hecho unas cuentas 'de trellat' y que son fruto de la «eficiencia» en la gestión financiera del ejecutivo local. El vicealcalde aprovechó para recalcar que casi todos los puntos que recogía el acuerdo del Pacte del Castell rubricado por socialistas y nacionalista se ha cumplido.

Fotos

Vídeos