Dénia cierra una empresa municipal inactiva desde que se creó hace 13 años

El consistorio de Dénia, sede de la empresa municipal. / Tino Calvo
El consistorio de Dénia, sede de la empresa municipal. / Tino Calvo

En 2005 el gobierno progresista de PSPV-Bloc destinó 3.000 euros para constituirla y ahora el ejecutivo de socialistas y nacionalistas quiere recuperar esa inversión

R. G. DÉNIA.

El equipo de gobierno dianense ha decidido dar carpetazo a la sociedad Infraestructuras Suelo y Vivienda de Dénia SL, una empresa municipal que creó en 2005 el entonces ejecutivo progresista de PSPV y Bloc y que después de casi 13 años de existencia continúa inactiva. En el pleno extraordinario de mañana jueves se dará luz verde a su disolución.

La sociedad nació con el objetivo de lograr una mayor eficacia en la acción municipal del fomento de la rehabilitación urbana, de la vivienda y otras edificaciones y urbanización del suelo, para conseguir una revitalización integral de zonas urbanas degradadas.

La alcaldesa en esa época, la socialista Paqui Viciano, constaba como presidenta y en todo el tiempo que ha transcurrido desde entonces, y pese a los cambios experimentados al frente del consistorio, no se ha modificado el organigrama de cargos. Eso se traduce en que los representantes de aquella corporación sigan figurando como directivos. Da la casualidad de que por Gent de Dénia constaba Pedro Pastor como consejero y su suplente era Miguel Llobell, edil que sigue como concejal en la oposición.

El edil de Hacienda, Paco Roselló, comentó ayer que la sociedad municipal se constituyó con un capital de unos 3.000 euros para promocionar la vivienda pública, aunque «no ha tenido actividad». En ese sentido, señaló que se ha optado por disolverla porque «daba más problemas que soluciones», ya que desde otros estamentos le requerían al interventor informes del presupuesto y de su actividad, algo que no ha tenido nunca.

Esta medida permitirá recuperar el capital que queda, que ronda los 2.500 euros después de que la diferencia se haya desvanecido debido a los gastos bancarios de mantenimiento de la cuenta. Para Roselló, cerrar la empresa es algo que se tenía que hacer.

Miguel Llobell, por su parte, respaldó esta postura. En su opinión, está bien que se disuelva porque no se dotó de gestión urbanística. «No se hizo ninguna reunión entonces, han pasado los años y tampoco se ha hecho nada hasta ahora», recalcó.

Su compañera Pepa Font, líder de Gent de Dénia-Centre Unificat, fue responsable del departamento de Urbanismo durante casi todo el mandato de los populares. Según reconoció al preguntarle sobre la empresa municipal, «yo casi ni sabía que existía», nunca tuvo movimiento.

Fotos

Vídeos