Dénia busca apoyos en Madrid que presionen al Gobierno para que presupueste la comisaría

El solar donde está previsto construir la nueva comisaría de Dénia y que ahora se utiliza como aparcamiento. / Tino Calvo
El solar donde está previsto construir la nueva comisaría de Dénia y que ahora se utiliza como aparcamiento. / Tino Calvo

Los terrenos para las nuevas instalaciones de la Policía Nacional llevan años a la espera de que se dote el proyecto de partida económica

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Los terrenos para ubicar la nueva comisaría de Dénia llevan una década esperando ser utilizados para albergar las instalaciones de la Policía Nacional. Están situados justo detrás del Palau de Justícia y de momento se usan como estacionamiento. La cesión oficial de la parcela se llevó a cabo a principios de 2009 y desde entonces solo ha habido buenas palabras, pero de momento poco ha cambiado. Ante esa larga espera, el ejecutivo local ha decidido dar un nuevo empujón al proyecto y busca apoyos en Madrid para que presionen al Gobierno central con la intención de que incluya la construcción de las nuevas instalaciones en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Así lo aseguró el alcalde, Vicent Grimalt.

El primer edil de Dénia explicó que se había reunido con una diputada socialista, Ana Botella, que estaba de vacaciones en la capital de la Marina Alta y le solicitaron que el grupo socialista ejerciera presión para que se dote a este proyecto de partida presupuestaria. Inicialmente la propuesta era para acoger a la Policía Local y a la Nacional, pero al habilitarse instalaciones para la primera en el polígono ahora solo haría falta un edificio para las fuerzas de seguridad dependientes del Ministerio de Interior.

El subdelegado del Gobierno en Alicante, José Miguel Saval, también ha mostrado su respaldo a las pretensiones del ejecutivo local y del propio Cuerpo de la Policía Nacional de Dénia, que lleva tiempo denunciando el mal estado de las actuales instalaciones y reivindicando el largamente prometido edificio nuevo. Según señaló el alcalde, Saval le comentó que el estado de las instalaciones policiales era lamentable tras realizar una visita en marzo. En ese momento ya dijo que esperaba tener pronto buenas noticias para que Dénia pudiera disponer de una comisaría «que garantice mejores condiciones de trabajo y, en definitiva, un mejor servicio para la ciudadanía».

El subdelegado del Gobierno reconoció al alcalde que es lamentable el estado del actual edificio

Con el objetivo de avanzar en ese sentido, el subdelegado del Gobierno envió un escrito al ministerio, aunque de momento desde Madrid no se ha dado ningún paso para asignar dinero al proyecto.

Deficiencias

El comisario de Dénia, Antonio Cabeza, ha enviado numerosos escritos a la secretarçia de Estado de Seguridad para dar parte de las deficiencias de las actuales instalaciones. Según Cabeza, la fachada que da a la calle Castell d'Olimbroi está mal y la encarada al mar presenta grietas en los balcones. A eso hay que añadir el insuficiente espacio que hay en el interior, que provoca problemas de hacinamiento.

También los sindicatos policiales llevan años reivindicando un nuevo edificio. Hace dos años denunciaron el pésimo estado de las actuales dependencias y que eso repercutía en el servicio que ofrecían a los ciudadanos. Según explicaron estaban «llenas de remiendos», sufrían bastantes averías y que se habían quedado pequeñas para el volumen de personal que tiene la Policía Nacional en Dénia.

Ese mismo año, durante un episodio de fuertes precipitaciones, la lluvia se filtró dentro del edificio. Según relataron los agentes, el agua salía por un agujero abierto en la pared para pasar cables desde la sala de operaciones a la oficina de denuncias. Por ese lugar caía el agua a modo de cascada entre el cableado. Por suerte, ese incidente se produjo por la noche. De haber estado atendiendo al público, «menuda imagen se habrían llevado», apuntaron.

Unos agentes se tuvieron que encargar de quitar con cubos, y después con fregonas, el agua que se había acumulado en el suelo debido a las filtraciones tras las fuertes precipitaciones. Incluso se llegaron a quedar durante más de una hora sin electricidad, sin luz, sin teléfono y sin emisora de radio.

Por todo ello, los agentes no han dejado de insistir en la necesidad que se haga una nueva comisaría.

Fotos

Vídeos