Dénia abre la estación sin que los autobuses grandes entren y con obras aún pendientes

Dos de los autobuses grandes parados ayer fuera de la nueva estación mientras uno pequeño está en un andén de dentro. / Tino Calvo
Dos de los autobuses grandes parados ayer fuera de la nueva estación mientras uno pequeño está en un andén de dentro. / Tino Calvo

La nueva terminal, que ha costado más de 280.000 euros, nace pequeña y con problemas a la hora de hacer maniobras los autocares

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

La nueva estación provisional de autobuses por fin está en marcha. Dénia abrió ayer la nueva terminal, pero para sorpresa de vecinos y usuarios los autocares grandes, los que iban o venían de Valencia o Alicante, no entraron dentro del recinto sino que hicieron las paradas para que subieran y bajaran los pasajeros en la parte exterior. Además, en esa primera jornada de funcionamiento, los operarios estuvieron haciendo obras que quedaban pendientes.

Al parecer, el que los vehículos no entren podría ser algo provisional. El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, explicó que la empresa Alsa les había solicitado «por operatividad», que los «autobuses más grandes en estos primeros días, si solo es parada y salida inmediata, que lo haga allí, en la zona exterior. Según comentó, necesitan un par de semanas para ver cómo se compaginan los distintos servicios de autobús y la asignación de los andenes.

En ese sentido, Scotto apuntó que van a hacer comprobaciones durante los próximos días para ver cómo cuadran todo. Y matizó que en cualquier caso «siempre podemos asignar esta parada», en la parte exterior, «que tenemos prevista como zona de autobús, como andén uno» si fuese necesario por la coincidencia de numerosos autocares.

No obstante, esta medida provoca que a veces la recogida de equipaje se tenga que realizar en la zona que da a los carriles por donde va el tráfico de la calle, como sucedió ayer en varias ocasiones. A pesar de ello, el edil insistió e que hay «anchura suficiente» y que es provisional hasta saber los horarios y frecuencias.

La nueva estación provisional de autobuses, que ha costado más de 280.000 euros y están financiada dentro del antiguo Plan Confianza, comenzó a funcionar por la mañana. Los primeros billetes se vendieron antes incluso de que se retiraran las vallas que rodeaban el recinto. También temprano se instalaron los bancos para sentarse, que pasadas las diez todavía estaban tapados por su cajas de cartón y algunos usuarios dudaban entre sentarse o esperar a que retiraran la envoltura.

Pasado el mediodía se colocaba el cristal de protección en la taquilla de venta de billetes y algunos operarios realizaban tareas en el interior del recinto.

El autocar con destino al Montgó y La Pedrera tenía asignada su ubicación, también en el exterior, sobre una zona en la que estaba pintada una plaza de estacionamiento para personas con discapacidad. Sobre las dos de la tarde, los trabajadores se ocupaban de borrar las marcas de la parada de taxi en el área donde paraban algunos de los grandes autobuses. En su lugar ponían la palabra bus.

Por su parte, la zona de taxis quedará en la calle 9 d'Octubre, en la perpendicular a la zona de entrada a la nueva parada.

Algún conductor de los autobuses pequeños, que ofrecen servicio dentro de la comarca, aprovecharon para reivindicar que redujeran la altura entre el asfalto y los andenes, pues la parte delantera de sus autocares tropezaba si se acercaban al borde.

Otros empleados señalaron que esperan que la provisionalidad de esta estación no sea tan larga como la de la parada anterior, la de Arxiduc Carles que abandonaron ayer, ya que esa ubicación temporal se prolongó durante 45 años. También lamentaron que hubiera nacido pequeña para las necesidades que tiene la capital de la Marina Alta.

Más

Fotos

Vídeos