Dos décadas de la mujer en los Moros i Cristians de Dénia

El presidente de la Femmicc con la primera Primer Tro que tuvo Almogàvers y la de este año. / Tino Calvo
El presidente de la Femmicc con la primera Primer Tro que tuvo Almogàvers y la de este año. / Tino Calvo

El presidente de la Femmicc asegura que «es la mejor decisión que se ha tomado en la historia de la festividad dianense sin ninguna duda»

J. CORTÉS DÉNIA.

Las fundadoras de la Filà Almogàvers, junto al respaldo de un gran número de vecinos de Dénia, lograron en 1997 el acceso de las mujeres a una fiesta que hasta la fecha había estado restringida a la participación masculina. Este año se cumplen dos décadas de ese importante hito en los Moros i Cristians.

Las protestas de la ciudadanía y la denuncia presentada por la periodista Rosa Pastor ante el Síndic de Greuges también fueron claves para cambiar hace 20 años los estatutos de esta fiesta. El efecto de las quejas provocó la disolución de la asamblea de Moros i Cristians y la toma de una decisión irrevocable, la aceptación de filaes femeninas.

A pesar de que hubo algunas formaciones festeras que se opusieron a la introducción de escuadras femeninas en los festejos, una serie de filaes masculinas apoyaron la presencia de la mujer como elemento indispensable para una mayor calidad de la fiesta. Con ello, la filà femenina Almogàvers alzó finalmente su estandarte y eso sirvió como antecedente para la inclusión posteriores escuadras de mujeres en Dénia. «Es, sin lugar a dudas, la decisión más acertada que se ha tomado en la historia de la fiesta», asegura Miguel Ángel Fullana, presidente de Femmicc (Federació de Moros i Cristians de Dénia). Además recalcó que no hay hombres y mujeres, sino que «todos son festeros».

Además, el precedente cosechado por la primera filà de mujeres sirvió para que otros pueblos abogaran por la misma medida, como fue el caso de uno de los municipios pioneros. «Se pusieron en contacto conmigo desde Alcoy para saber cuál había sido el procedimiento llevado a cabo para conseguir la aceptación femenina en este tipo de fiesta», comentó Rosa Pastor. Precisamente, Alcoy aprobó el pasado febrero la participación de mujeres en los desfiles por la presión mediática que levantó el contencioso administrativo presentado por dos festeros.

De esta forma, el esfuerzo del grupo de mujeres de la filà Almogàvers, impulsado a su vez por el apoyo de algunos festeros y un gran número de firmas vecinales sirvió como ejemplo y antecedente para la integración de la mujer en una fiesta con más de 300 años de historia.

En este vigésimo aniversario una de las capitanías la ostenta la filà de mujeres Amazigh. «Es un gran orgullo para mí y quiero agradecer a todas las mujeres de mi filà que pueda desfilar en los próximos días como capitana mora por las calles de mi ciudad. Además, es una gran satisfacción que lo pueda hacer acompañada de cuatro filaes de mujeres», destacó María José López, capitana del bando moro de 2017.

Junto a la capitana, cuatro filaes de mujeres y doce de hombres tomarán la calle Marqués de Campo el próximo 15 de agosto en el desfile de gala, un acto en el que se constata que las féminas se han integrado en las fiestas de los Moros i Cristians de Dénia.

Fotos

Vídeos