El CSIF matiza que Cardona está investigado por un presunto delito de «corrupción»

R. B. BENISSA.

El caso del uniforme de Policía Local en desuso que se utilizó como disfraz en Benissa tiene un nuevo capítulo. El Centro Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha querido responder al comunicado del ejecutivo en el que se calificaba las acusaciones contra el alcalde Abel Cardona como «una forma de hacer política tóxica y de favorecer intereses privados». Por ello instan al ejecutivo a «no confudir a los ciudadanos, porque en el Código Penal solo existen dos tipos del delito de prevaricación: la judicial y la administrativa». Y recalcal que Cardona «está investigado por un presunto delito de los denominados de corrupción, el de prevaricación administrativa».

Desde el sindicato aclaran que la investigación «no es por un traje en desuso». Se debe a«dos expedientes abiertos en 2016 contra el mismo inspector que el alcalde no tramitó; un expediente disciplinario de 2017 contra el mismo que tampoco tramitó; y una denuncia a Subdelegación del Gobierno no tramitada».

Fotos

Vídeos