Las críticas al gobierno catalán y al dianense marcan la noche del empresariado comarcal

Premiados, autoridades, representantes del Cercle Empresarial y patrocinadores, en la foto de familia tras finalizar la gala en el Hotel Dénia La Sella Golf. / José Iglesias
Premiados, autoridades, representantes del Cercle Empresarial y patrocinadores, en la foto de familia tras finalizar la gala en el Hotel Dénia La Sella Golf. / José Iglesias

Los premios Cedma 2018 reconocen el esfuerzo, la tradición y la innovación de DASS Divisiones Agrupadas, Plastimyr y Hotel Casa Julia

R. GONZÁLEZ/B. ORTOLÀ DÉNIA.

La críticas al gobierno catalán y al local marcaron la noche del empresariado comarcal. Los reproches a sus políticas se convirtieron en el epicentro de la entrega de los premios que otorga anualmente Cedma, el Cercle Empresarial de la Marina Alta, que se celebró ayer en el Hotel Dénia La Sella Golf. Una cita a la que acudieron unas 300 personas para rendir homenaje a las tres empresas, DASS Divisiones Agrupadas, Plastimyr y el Hotel Restaurante Casa Julia, que este año se hicieron merecedoras de estos galardones por su esfuerzo, tesón, tradición y también por su apuesta por la innovación.

El primero en abrir fuego fue el ponente, Josep Bou Vila, presidente de la asociación Empresaris de Catalunya. Bou analizó la convulsa situación política que se vive en su comunidad, que calificó de «muy crítica». El representante de los empresarios catalanes lamentó las repercusiones negativas que conllevan la inestabilidad política, que han conducido a la marcha de empresas, la reducción de la facturación o el salto hacia atrás que se ha dado en el desempleo. Para Bou, los mandatarios catalanes «han impuesto la ideología nacionalista por encima del bien del pueblo» y eso se deja notar también en las empresas.

Además abogó por la continuidad de artículo 155 «hasta que pueda formarse un gobierno estable». También aprovechó para remarcar que «Calatuña no puede imponer nada a Valencia, son nuestros hermanos, no somos mejores, somos iguales, españoles».

La secretaria autonómica de Economía Sostenible, Blanca Marín, y el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, coincidieron con Bou en la importancia de la estabilidad política para el crecimiento económico.

Por su parte, la presidenta de Cedma, Sonja Dietz, lanzó diversos dardos al ejecutivo dianense. Tras hacer un repaso de la situación económica nacional y comarcal, Dietz apuntó que las cifras son buenas per que no reflejan la realidad de los hogares españoles y pidió una administración más ágil y eficiente.

Después de destacar los avances en materia turística, la presidenta recalcó que los empresarios desean un planeamiento que no lo tumben los tribunales ni cueste millones en responsabilidad patrimonial. En ese momento, Dietz afirmó que el equipo de gobierno de Dénia «nos ninguneó» por los talleres participativos que organizaron sobre el Plan General Estructural.

Asimismo, apuntó la posibilidad de que los municipios de la comarca apuesten por mancomunar servicios y en lugar de «iniciar obras millonarias para dotar de infraestructuras sus poblaciones», como en el caso de los auditorios.

También destacó los avances en el Tren de la Costa, aunque aseguró que «no bajaremos la guardia porque aún no ha llegado». Entonces lanzó una puya al recalcar que Dénia «se conforma con tenernuna estación para minibuses, porque como es provisional, ya llegará la buena». En cambió, alabó el puerto pues es una infraestructura «que está a la altura de lo que la comarca merece».

Respecto a los Premios Cedma, Ismael Reig (Casa Julia), José Luis Catalá (DASS) y Vega Torró (Plastimyr) recogieron sus galardones y recordaron la trayectoria de sus empresas. Además, cada uno recibió 2.000 euros de LAS PROVINCIAS para desarrollar acciones publicitarias es este medio.

Más

Fotos

Vídeos